domingo 05.04.2020

La Xunta remitirá en breve el estudio de la nueva tubería de agua de O Grove

Considera que el Concello, a quien compete el servicio, realiza una “xestión deficiente” de este y del de saneamiento
Imagen de archivo de la tubería del agua de O Grove durante una reparación | cedida
Imagen de archivo de la tubería del agua de O Grove durante una reparación | cedida

La Consellería de Infraestruturas replicó ayer al Concello de O Grove que en próximas fechas presentará el estudio con la alternativa ideal para sustituir la antigua y problemática tubería de suministro de agua. Mantiene así el compromiso realizado hace casi dos años con esta administración y la Mancomunidade do Salnés, en la que tiene delegada la gestión del servicio, pero también le recuerda que el abastecimiento es una competencia municipal, como lo es el mantenimiento de la infraestructura, y “acabada a súa vida útil non se pode descargar a responsabilidade na Xunta nesta falta de previsión”. De hecho, asegura estar “moi preocupada” porque considera que está realizando una “deficiente xestión” de este servicio y del de saneamiento porque se ha negado a hacerse cargo de la explotación de la EDAR (un desencuentro que está en los juzgados).

El regidor, José Antonio Cacabelos, estalló el lunes contra la Xunta porque llevan años demandando una nueva tubería y en 2018 se alcanzó el compromiso de redactar un proyecto y firmar un convenio de cofinanciación para sustituir la actual, que está muy deteriorada debido a su antigüedad y, de hecho, lo hacía tras producirse la enésima rotura, que reparó la concesionaria.

“Falta de previsión” municipal

El compromiso de estudiar soluciones sigue en pie, como manifestó ayer la consellería, pero también le quiso recordar que se trata de una competencia municipal y que “a súa responsabilidade é manter en bo estado as infraestruturas precisas” que, como sucede en este y otros casos, suelen tener una vida útil de 25 años, y asegura que Augas de Galicia “leva moitos anos advertindo aos concellos da necesidade de ter en conta o envellecemento” de las instalaciones, que es un coste más del servicio. De hecho, considera que “unha administración dilixente ten que prever esta necesidade” y que si existe esa “falta de previsión”, la responsabilidad “non se pode descargar na Xunta”. Con todo, Infraestruturas señala que colabora con las entidades locales y, de hecho, reconoce que en su día ofreció su “apoio” a Concello y Mancomunidade para “definir as alternativas que existían e redactar un proxecto construtivo” y que ese estudio se les presentará “en próximas datas” para “definir as alternativas e poder continuar coa tramitación”.  

Pago de los vecinos

En este sentido, la consellería de Vázquez también quiere dejar claro que los vecinos no pagan a Augas por el servicio y que el canon que recibe “non é unha taxa para  a prestación de servizos senón un imposto pola utilización da auga e que axuda a recuperar os custos ambientais que ten o seu uso”. Lo destinan, por ejemplo, a colaborar con las entidades locales “na execución de infraestruturas hidráulicas”, como sería el caso de la nueva tubería de O Grove, pero también al control de vertidos, conservación de ríos, inspección de EDAR, etc. Y “permitiulle á Xunta investir máis de 7,3 millóns na construcción da depuradora que permite previr a contaminación na ría”. También se mostró “moi preocupada” por la “deficiente xestión” que, dice, hace el Concello en materia de abastecimiento y también de saneamiento, tras negarse a explotar la EDAR y que asume Augas de manera extraordinaria, aunque prevé pasarle la factura.

Comentarios