Casa con dos puertas… difícil de guardar

Cuando dos líderes políticos nos presentaban por sorpresa el acuerdo alcanzado para llevar adelante una coalición que gobernase en España, se creó una nueva expectativa que se fue diluyendo en el tiempo.

En aquellas fechas Pedro Sánchez, ganador de las elecciones al frente del Partido Obrero Socialista Español, y Pablo Iglesias, encabezando todo el poderío de Unidas Podemos, desvelaban que una nueva fórmula de gobierno se ponía en práctica en nuestro país.


Se trataba de dos fuerzas bastante antagonistas, pero con unas metas en común: ocupar cada una de ellas un lugar de privilegio en la mesa de los Consejos de ministros que se celebra semanalmente en La Moncloa y tener firma propia en el Boletín Oficial del Estado.


Desde que la coalición gubernamental se hizo efectiva soy de los que creo que en todo momento se le ha podido aplicar el viejo dicho de que: “Casa con dos puertas… difícil de guardar”. Y es lo que está ocurriendo ahora mismo en este país.


La casa, que es el Gobierno, tiene dos puertas de entrada y en su interior los habitantes, los diferentes ministros que conforman el Ejecutivo, defienden sus parcelas de poder agarrados con firmeza a los pactos que en su día firmaron los responsables de poner en marcha la Coalición.


En el momento actual dos podemitas, uno interno y el otro externo, le echan constantes pulsos políticos al presidente del Gobierno.


Desde el interior del Consejo de ministros Alberto Garzón, el ministro que me gustaría saber a lo que se dedica aparte de hacer declaraciones totalmente fuera tono y que dejan en muy mal lugar a nuestro Gobierno, y en el exterior Pablo Iglesias que, como en el viejo Oeste, sigue disparando al pianista Pedro Sánchez y lo hace teniendo como lugar de combate las tertulias radiofónicas y televisivas.


Guardar la casa de la gobernabilidad es función del presidente del Gobierno, como también lo es, tal y como se dice en la Constitución, nombrar y cesar a los integrantes del Consejo de ministros.


Por mucha coalición que haya, plasmada en un documento del que poco se ha filtrado a la ciudadanía, no sé a lo que espera el presidente. La dejación de funciones es muy mala para la gobernabilidad.

Casa con dos puertas… difícil de guardar

Te puede interesar