lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Estamos mejor, pero no estamos bien

El mes de enero es propicio para hacer balance del año anterior y acomodar lo que queremos y esperamos del nuevo año. También en materia económica. 2023, según ya han avanzado estos días economistas, servicios de estudios y organismos nacionales e internacionales irá peor que el pasado año. Hay un consenso bastante generalizado de que quizás la primera parte del año no sea tan mala como se podría prever y que lo peor llegue en la segunda mitad de 2023.


Por ejemplo, las previsiones de los panelistas de Funcas prevén que el PIB crezca en 2023 entre un 0,8% y un 2,1%. La media del consenso se situaría por tanto en el 1,3%, muy por debajo del cierre de 2022, cuya cifra no conoceremos hasta el 24 de marzo, aunque ya se estén adelantando previsiones que lo situarían en el entorno del 5%.


Otro organismo que se ha pronunciado estos días ha sido el FMI que ha mejorado unas décimas el cierre de 2022, lo que supondría un crecimiento del 5,2% que, en todo caso, no permitiría a España recuperar aún los niveles anteriores a la pandemia. Para 2023, el aumento del PIB será de apenas el 1,1%, dato más pesimista incluso que la media del panel de Funcas, y que se vería lastrado por los altos precios de energía y alimentos y los tipos de interés más altos. En principio, no prevé que España entre en recesión.


El Gobierno por supuesto ha reaccionado con satisfacción a este informe del FMI, aunque sitúe a España como el único país que, a estas alturas, no ha logrado recuperar lo perdido durante la pandemia. Tampoco parece preocuparles mucho que, según los datos de la OCDE publicados también esta semana, España sea el país con más paro de toda la organización. De hecho, triplicamos el paro de la media de la OCDE y el doble de la media de la UE. Un auténtico drama que además ni siquiera refleja la realidad del mercado laboral español en estos momentos. Tanto la ministra de Trabajo como el de la Seguridad Social están toqueteando las estadísticas.


Díaz aflorando parados con contrato fijo discontinuo y Escrivá borrando cotizantes a la Seguridad Social, hasta 70.000 en 2022.


Ahora mismo es muy difícil saber qué está pasando realmente como nos advirtió un estudio de Fedea. Sí sabemos que cada vez los contratos duran menos y que aumenta el trabajo a tiempo parcial en detrimento del contrato a tiempo completo.

Estamos mejor, pero no estamos bien

Te puede interesar