lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El héroe de Cambrils

Cinco años después del terrible atentado en las Ramblas de Barcelona, los independentistas intentaron boicotear el minuto de silencio en memoria de las victimas. No es de extrañar, dado que al día siguiente, con los muertos sin enterrar, idearon una estrategia para capitalizar lo ocurrido. No dudaron en dejar caer que los servicios secretos del Estado podían estar detrás y que la independencia, que proclamaron un mes después, también era la solución frente al terrorismo islamista.
 

Este miércoles fue la destituida Laura Borras, la que saludó a los manifestantes que pedían “conocer la verdad”, como si el juicio, los muertos de Cambrils y la eficaz investigación de los Mosso, no hubieran dejado meridianamente claro quienes fueron los autores de la masacre. La utilización política del asesinato de quince personas es la acción más deleznable que puede hacer un cargo público. Lamentablemente los dos peores atentados yihadistas, el del 11M en Madrid y los de Cataluña, han sido instrumentalizamos con teorías conspiranoicas para beneficio de las siglas en el poder. En el caso de Madrid, el PP y en Barcelona, Puigdemont.
 

Pero en esos días fatídicos en Cataluña hubo héroes que salvaron vidas, que ayudaron a los heridos, que cubrieron con su ropa los cuerpos de los atropellados por la furgoneta asesina. 
 

Y entre ellos un mosso de escuadra que disparó contra tres de los terroristas que, esta vez con un Audi negro, pretendían atropellar a los que paseaban por el Paseo Marítimo de Cambrils.
 

Solo disparo a los terroristas. Evito otra masacre. Pero, desde entonces, se ha convertido en un ser clandestino y, según relató el mismo en la sala del juicio conteniendo lágrimas, su vida y la de su familia se torció para siempre.
 

Héroes los que, en medio del tumulto, trasladaron a los ciento treinta y un heridos a los hospitales sin saber si otro comando terrorista no se cruzaría en su camino.  Y coraje el del Rey, Felipe VI, que, en medio de los abucheos, presidió, sin dejar notar la tensión, la manifestación de repulsa.
 

Cinco años después, en lugar de preocuparse por las necesidades de los supervivientes, o ayudar a los que ya no pudieron volver a trabajar, los políticos independentistas, como Borras, salen, a la calle a hacerse fotos con los que todavía preguntan ¿quien ha sido?.Y lo peor es que no se les cae la cara de vergüenza...

El héroe de Cambrils

Te puede interesar