miércoles 23.10.2019

El PP impugna 17 votos nulos en busca del octavo edil para pelear por el gobierno

De lograr su reclamación, Somos perdería su tercer concejal y Pode podría ser otra vez llave en Cambados 

Resultados mesa a mesa de los seis partidos que se presentaron a las elecciones municipales en Cambados | d. a.
Resultados mesa a mesa de los seis partidos que se presentaron a las elecciones municipales en Cambados | d. a.

Los resultados electorales sitúan a Cambados en la senda de un tripartito entre PSOE, Somos y BNG, sin embargo, para la lista más votada, el PP, todavía hay partido. Su candidato, Luis Aragunde, anunció ayer que impugnarán 17 votos declarados nulos en diferentes mesas para intentar lograr los nueve sufragios que le darían el octavo concejal y una posibilidad de gobierno. Reclamarán mañana ante el juzgado y de conseguirlo, arrebatarían un acta a Somos, dejando el partido cambadés en un empate técnico que, al igual que en 2015, convertiría a Cambados Pode en llave de gobierno. 


Aragunde logró siete ediles y está convencido de que los “ventos de corrupción chegados de Madrid” y la “participación de Pode, que arrebatounos votantes”, han sido los principales impedimentos para alcanzar la mayoría absoluta y dejarse un edil por el camino. Es más, considera que, unidos, habrían logrado el gobierno para el centro derecha y se lamenta: “Foi un erro enorme non ter pactado con nós no primeiro momento e non levar a cabo a moción de censura. O único que fixo foi cambiar un goberno sólido e poñer unha esquerda fragmentada, que estaralle eternamente agradecida”. Con todo, si finalmente su reclamación sale adelante, el popular intentará negociar, especialmente con José Ramón Abal Varela, aunque “tampouco o temos claro” porque, con “Pode pouco podemos falar”. 

Desde luego, con el PSOE no tiene posibilidad. Lo decía ayer, Fátima Abal, quien quiere hablar con todos, “salvo co PP”. En principio, no precisaría a José Ramón Abal Varela para un tripartito de izquierdas que en las urnas reúne a nueve ediles, pero si la reclamación popular fructifica les quitaría un concejal y, por tanto, Pode sería, otra vez, clave. En las circunstancias actuales, la todavía alcaldesa está en disposición de liderar una coalición con la fuerza de haber subido hasta cuatro ediles y esta misma semana se reunirá con su agrupación para “pensar no mellor para Cambados e mudar o modelo, que funcione ben”. 

El BNG investirá a la alcaldesa
Informalmente recibió llamadas de Tino Cordal (Somos) y de Víctor Caamaño (BNG), pero además de las felicitaciones, no hay nada claro. De momento, solo los nacionalistas confirman que apoyarán su investidura, pero “non temos claro se formaremos parte dun goberno. Se estando xestionando ben non se recoñece o traballo, igual non nos compensa”, explicó Caamaño. Con todo, reconoce el valor de esta oportunidad: “Por primeira vez en moitos anos, pode haber un Concello de esquerdas porque hai catro anos non eramos todos de esquerdas e por iso o pasamos mal”, añadió. Han bajado a dos actas y les parece “inxusto” porque “traballamos moito e fomos imprescindibles para que o pacto aguantara e se formara”. 

Tanto los nacionalistas como Somos también señalan que la marca socialista cotiza al alza y esto les ha afectado. Para Cordal, alcanzar el tercer concejal es un “premio”, pero también “está moi contento” porque “é a primeira vez en 36 anos que un goberno de esquerdas gana por maioría absoluta”, así que “a cidadanía pídenos que nos sentemos a falar e a intentar chegar a acordos”. Pero no será gratis y advierte que su plataforma “ten o respaldo dun traballo feito, dun equipo e unha implantación e esperamos ser tratados co respecto que merecemos. Non imos dar un cheque en branco”.  


Por su parte, Abal Varela asume que “Pode non é necesario na ecuación” de un posible pacto de izquierdas. No alcanzó el deseado y esperado segundo edil, pero aún así defendió que “en termos relativos somos o partido que máis sube”. El cambadés cree que “non rendabilizamos ben a nosa contribución e outros partidos beneficiáronse dela” y más concretamente al PSOE: “A alcaldesa é a cabeza visible e non todos os veciños saben quen fixo que”. Cree también que los problemas familiares afectaron a su imagen y que “fomos o branco de todas as dianas”, quejándose sobre todo de los “ataques frontais do PP”. Así y todo asegura que hará una “oposición construtiva” y se que siente “moi orgulloso da intachable traxectoria” de su partido. 

Sergio Abal, a segundo plano
En la otra cara de la moneda está su hermano. Sergio Abal queda fuera de la Corporación tras lograr 145 votos; un resultado “moi malo”, reconoce. Considera que el centro derecha “debe reflexionar” sobre que “a unión fai a forza” y ahora liderará la transición en Ciudadanos Cambados. Y es que quiere “dar un paso ao lado, non ser o cabeza visible, e ver se con outro candidato se pode dar un impulso ao partido”.

El PP impugna 17 votos nulos en busca del octavo edil para pelear por el gobierno
Comentarios