Miércoles 19.06.2019

El PSOE arrasa en todas las mesas excepto en la de Aralde, la única fiel al PP

Las elecciones del domingo dejaron un claro ganador en Vilagarcía y eso se desprende no solo de los datos globales, sino también de los ofrecidos mesa a mesa. Así pues el proyecto del socialista Alberto Varela logró el respaldo no solo del centro urbano, sino también del entorno urbano y periurbano donde se hizo con el apoyo mayoritario de la ciudadanía. Por otra parte del Partido Popular liderado por Alfonso Gallego se hunde en todas las mesas y solo consigue mantener el feudo conservador de Aralde, que sigue siendo fiel a la agrupación de la gaviota.

La victoria socialista fue holgada incluso en feudos conservadores como A Laxe


El BNG logró mantener más o menos el impacto negativo en el resto de los partidos de la izquierda, mientras que a Esquerda Unida la confluencia denominada En Común le acabó pasando factura y cae a la cuarta fuerza en Ravella muy cerca de los recién llegados de Marea da Vila. El proyecto de Ciudadanos tuvo una acogida tímida, pero superó los 900 votos y se cuela con un edil en la Corporación. El apoyo tanto a Vox como a la candidatura de Upyd es anecdótico en todas las mesas.

Las comparativas
Lo cierto es que, con respecto a los comicios de hace cuatro años, la subida del PSOE ha sido destacada en todos los colegios electorales. De hecho el PP en 2015, con Tomás Fole, mantenía el tipo en una docena de mesas, mientras que ahora Alfonso Gallego solo conserva la de Aralde. El PSOE logra sumar más votos incluso en zonas tradicionalmente conservadoras como son Cea, A Laxe y la Casa da Cultura.

El apoyo de los electores a la candidatura de Alberto Varela fue similar en el centro y en las parroquias



En Carril la victoria de los socialistas también fue clara y En Común logró ahí colarse como tercera fuerza, quizás por la presencia de Susana Camiño como número 2 en la lista encabezada por Jesús López. En Vilaxoán la victoria socialista también fue holgada. En otros feudos tradicionalmente afines a la formación del puño y de la rosa, como Guillán, el electorado volvió a confiar aún con más impulso en la candidatura del actual alcalde.
   Por otra parte la debacle conservadora fue importante, teniendo en cuenta que hubo mesas en las que perdieron la mitad de los apoyos respecto a los comicios de hace cuatro años como es el caso de A Escardia, en San Roque o en A Lomba. Los resultados obtenidos por el equipo del PSOE devuelven el respiro socialista a la Casa do Pobo y consiguen la segunda mayoría absoluta con 12 ediles en la Corporación después de la alcanzada por Joaquín Javier Gago en el año 1999.


El propio alcalde, Alberto Varela, reconocía ayer su satisfacción por la victoria mesa a mesa y también por el porcentaje de apoyos que había obtenido tanto en el centro como en el rural. Hizo esta apreciación teniendo en cuenta que prácticamente todos los grupos políticos que se presentaron a estos comicios municipales criticaban al PSOE tener abandonadas las parroquias respecto del centro de la ciudad. “Tivemos unha porcentaxe de apoios do 47,5 % dos votantes, cun apoio similar en centro e rural”, incidió.

Comentarios