domingo 16.02.2020

El aterrizaje de emergencia de un avión canadiense mantuvo en vilo al aeropuerto de Barajas

El pilotó consiguió poner en tierra el aparato sin causar heridos, tras volar durante casi cinco horas sin un motor
El avión de Air Canada llevaba a bordo 130 pasajeros | efe
El avión de Air Canada llevaba a bordo 130 pasajeros | efe

El avión averiado de Air Canada aterrizó con éxito ayer en el aeropuerto madrileño de Barajas y sus 130 ocupantes desembarcaron sin incidencias, tras sobrevolar el espacio aéreo durante casi cinco horas quemando combustible para perder peso y poder hacer la aproximación a tierra.

El avión, un Boeing 767-300 con rumbo a Toronto (Canadá), aterrizó sin incidencias a las 19.07 horas, con una rueda y parte del tren de aterrizaje dañados.

Los aproximadamente 130 pasajeros y miembros de la tripulación abandonaron la nave ilesos, según confirmaron fuentes de los servicios de emergencia 112 de la Comunidad de Madrid, que  destacaron que no tuvieron que atender a nadie ni siquiera por ataques de ansiedad.

Los ocupantes del avión pudieron reunirse con los familiares que  acudieron hasta el aeropuerto de Barajas.

Tanto en declaraciones a la prensa en el aeropuerto como en mensajes en redes sociales durante el vuelo, algunos pasajeros aseguraron haber estado tranquilos y recibido en todo momento mensajes de calma por parte de la tripulación.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana puso en marcha una comisión de investigación de accidentes para aclarar todo lo ocurrido, tras haber podido recoger muestras en la pista, con lo que ya se abrió el correspondiente expediente.

Ábalos felicita a la tripulación

Lo anunció el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que celebró que “todo haya concluido felizmente”, felicitó por su pericia al piloto y la tripulación y compartió el sentimiento de “angustia” que hayan podido pasar los pasajeros y sus familiares.

El ministro Ábalos se trasladó a Barajas para seguir de cerca el aterrizaje de emergencia del avión canadiense .

También el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacó que todos los profesionales del Aeropuerto de Barajas, los servicios de emergencia y las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado “están preparadas y altamente capacitadas para garantizar la seguridad en este tipo de incidencias”.

El presidente del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), Oscar Sanguino González, quiso valorar “la profesionalidad de pilotos, controladores, Cuerpos de Seguridad del Estado, servicios sanitarios y personal de aeropuerto” tras una “dura jornada en Barajas”. “Todo ha salido bien y no tenemos que lamentar daños personales. Enhorabuena a todos”,  confirmó Sanguino respecto a una operación que, a plena vista, se realizó como si de un aterrizaje normal se tratara.

El aparato había despegado de la capital madrileña y, tras detectar problemas técnicos, decidió volver a Barajas tal y como dicta el correspondiente protocolo.

El gestor de navegación aérea Enaire confirmó que el aterrizaje se realizó con éxito en la pista 32L -bloqueada por la aeronave y medios de emergencia- sin que al tocar tierra se registraran problemas adicionales.

El aterrizaje fue supervisado por al menos seis dotaciones de bomberos de la Comunidad y otras tantas del Ayuntamiento, además de personal sanitario del servicio municipal y regional de urgencias (Samur y Summa), bajo la supervisión del propio ministro de Transportes.

El avión, que estaba cargado de combustible suficiente para cruzar el Atlántico, sobrevoló durante más de cuatro horas una amplia zona entre las provincias de Cuenca y Toledo. Incluso, un caza F-18 del Ejército del Aire inspeccionó el exterior del avión.

Comentarios