martes 1/12/20

El autor del incendio en la catedral de Nantes confiesa ante el juez

El voluntario de la diócesis afirmó haber iniciado dos fuegos en los órganos del templo y en un panel eléctrico
El fuego en el interior de la catedral de Nantes (Francia) se decretó el pasado día 18 | efe
El fuego en el interior de la catedral de Nantes (Francia) se decretó el pasado día 18 | efe

Un voluntario de la diócesis confesó en la jornada de ayer ante el juez haber sido el autor del fuego que se produjo hace nueve días en la catedral de Nantes (en el oeste de Francia), tras lo cual fue imputado y pasó a prisión provisional acusado de “destrucciones y degradaciones por incendio”.

El autor confeso, un demandante de asilo ruandés de 39 años, reconoció los hechos tras ser detenido por segunda vez el pasado sábado después de que hace poco más de una semana ya hubiese sido arrestado y posteriormente liberado bajo la misma sospecha.

“Mi cliente ha cooperado. Lamenta amargamente los hechos y reconocerlo ha sido una liberación para él. Hoy está roído por los remordimientos y sobrepasado por la dimensión de los acontecimientos”, explicó al diario regional “Presse Océan” su abogado, Quentin Chabert.

El hombre confesó ante el juez de instrucción haber iniciado dos fuegos en los órganos del templo y otro en un panel eléctrico, después de haber cerrado él mismo la catedral el día anterior, explicó el fiscal de Nantes, Pierre Sennès, al mismo medio.

El autor del incendio fue arrestado el pasado sábado por la mañana después de que la policía apreciase contradicciones en su primer relato y durante la madrugada fue puesto a disposición del juez, que lo imputó por los cargos de “destrucciones y degradaciones por incendio”.

Monaguillo

El voluntario, identificado tan solo como Emmanuel, ejercía de monaguillo desde hace unos cuatro o cinco años en la catedral, explicó la semana pasada el rector de la catedral.

Era uno de los siete voluntarios encargados de la seguridad de la basílica y en ocasiones ayudaba durante la liturgia, señaló el rector, Hubert Champenois, que agregó que gozaba de toda su confianza y que nunca ofreció motivos para la sospecha.

Según dijo el organista de la catedral, Michel Bourcier, a “Presse Océan”, el hombre “era extremadamente educado y era un habitual del lugar”.

La semana pasada, la Fiscalía señaló que el autor pidió su regularización y escribió correos electrónicos a varios miembros de la diócesis para reclamar su ayuda. Tal y como añadían, no era la primera vez que Emmanuel solicitaba el estatus de refugiado, que le fue denegado en anteriores ocasiones.

Comentarios