Chanel revive la ilusión por Eurovisión en el año de la resurrección de Reino Unido

Chanel Terrero representante de España en el Festival de Eurovisión 2022.

No había tanta expectación en España por Eurovisión desde que Rosa de España, Rosa de Operación Triunfo, viajó a Estonia con su "Europe's living a celebration" en 2002. En aquel momento el 7º puesto supo a poco a la histórica audiencia española, que copó el 85% del share y que poco a poco, decepción tras decepción y bottom 5 tras bottom 5, fue perdiendo la ilusión por el festival de la canción europeo. Hasta 2022. Chanel Terrero y su "Slo-mo" han vuelto a revivir Eurovisión en España y la buena acogida de su propuesta -pese a ciertas críticas por el tono poco feminista de la canción- han vuelvo a avivar la llama de la posibilidad de que por fin alguien se sume a Massiel y Salomé en el palmarés de la victoria española. Por ahora así lo dicen también las casas de apuestas, que tienen en el quinteto compuesto por Ucrania, Reino Unido -otro que resucita entre los favoritos-, Italia, Suecia y España los favoritos al título.


Pero la competición empieza primero en las semifinales que se inauguran este martes 10 de mayo a las 21.00 horas en el escenario de Turín. Abrirá Albania con Ronela Hajati y su "Sekret", que tendrán que sobreponerse a unos ensayos en los que la crítica ha puesto los ojos en que la puesta en escena no da la talla. Algo semejante les pasa a Citi Zeni (Letonia) y su divertida "Eat your salad", que se ve opacada por la avería de los arcos del escenario, que hace que la actuación se oscurezca. Parecida situación a la de Monika Liu (Lituania), que tiene en su carisma y su presencia escénica la principal baza de "Sentimentai".


El que sorprendió fue Marius Bear (Suiza), que con una puesta en escena muy suave y centrada en su interpretación lleva más lejos de lo que podía parecer a "Boys do cry". A continuación llegarán LPS (Eslovenia) con "Disko", unos chavales que parece que se perdieron de camino al baile de fin de curso, pero que ofrecen una propuesta elegante que, una vez más, se ve opacada por la avería de los arcos.


Ucrania, que sufre un escenario de guerra, estará en Turín con Kalush Orchestra y su "Stefania", una canción dedicada a una madre y con sonidos étnicos mezclados con ritmos urbanos que no puede expresar mejor la reivindicación del fin del conflicto.






Intelligent Music Project (Bulgaria) trae una de esas canciones, "Intention" que aparecen en los últimos lugares de las preferencias antes del festival y que intentará llegar a la final a base de pirotecnia. Caso contrario de S10 (Países Bajos) con "De Diept", que desnuda por completo su escena para centrarse en la interpretación pura y dura de una canción que llega.


La fiesta se reanuda con Zdob și Zdub & Frații Advahov (Moldavia) que en "Trenuletul" nos llevan a base de ritmo étnico de Chisinau a Bucarest. Para dar paso a Portugal y Maro, que en "Saudade, saudade" trae una de esas propuestas capaces de hacer llorar en el salón de casa con poco más que voces y miradas.


El "Guilty Pleasure" de Mia Dimsic (Croacia) llegó con pocas opciones a Turín y una puesta en escena que no acaba de convencer parece que le dejará complicado el pase a la final. Mientras, las rockeras Reddi (Dinamarca) pondrán "The Show" sobre el escenario para recordar el rock más divertido del instituto.


LUM!X ft. Pia Maria (Austria) aparecían con opciones de llegar a las primeras diez posiciones, pero los problemas vocales de la joven van a poner en más dificultades de las que podrían preverse a "Halo", un himno que suena mucho al discotequeo europeo. A continuación Systur (Islandia) calmarán con "Með hækkandi sól" el ritmo para ofrecer elegancia y toques country en Turín. Para abrir paso a otra de las que están escalando puestos como favorita a un top-10, top-5 o, incluso, la victoria: Amanda Tenfjord (Grecia), que consigue aunar en "Die together" una puesta de escena elegantísima y bien pensada con una actuación vocal e interpretativa brillante. Así lo hizo en los ensayos, su reto es mantener el ritmo.


Y el cierre vendrá de la mano de los lobos de Noruega Subwoolfer, que disfrazados cantarán su viral "Give that wolf a banana", que quizá ha ido perdiendo fuerza con el paso de la temporada eurovisiva, y Rosa Linn (Armenia), que con "Snap" llevará al espectador a su habitación más interna para explicar sus sentimientos.


De estos 17 saldrán los primeros diez clasificados para la gran final del sábado -en la que ya están España, Italia, Francia, Reino Unido y Alemania-, y a los que se unirán otros diez de la segunda semifinal, que se celebra el jueves: Finlandia, Israel, Serbia, Azerbaiyán, Georgia, Malta, San Marino, Australia, Chipre, Irlanda, Macedonia del Norte, Estonia, Rumanía, Polonia, Montenegro, Bélgica, Suecia y República Checa.

Chanel revive la ilusión por Eurovisión en el año de la resurrección de Reino Unido

Te puede interesar