sábado 19.10.2019

La gota fría remite pero el agua acumulada sigue causando estragos

Hasta 14 provincias del centro peninsular continúan bajo aviso amarillo por las fuertes lluvias
Vecinos de Arganda, en Madrid, retirando el agua | efe
Vecinos de Arganda, en Madrid, retirando el agua | efe

La gota fría que ha devastado el sureste peninsular remite pese a mantener ayer bajo aviso amarillo a 14 provincias del centro peninsular, mientras sus efectos continúan causando estragos en el área del Mediterráneo, donde afectados y administraciones han comenzado a evaluar los destrozos en la zona.

Aunque las fuerza de las lluvias se ha debilitado, la descarga de agua de la DANA –Depresión Aislada en Niveles Altos– en las últimas jornadas, en las que se contabilizaron seis muertes, ha obligado a realizar nuevas evacuaciones ante las inundaciones y daños, y a mantener cerradas varias vías de comunicación.

En una visita a las zonas afectadas, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, se declaró “absolutamente sobrecogida y afectada” tras comprobar “in situ” los “dantescos” efectos de la DANA en Alicante y Murcia, donde comprometió la ayuda de las fuerzas armadas “hasta el final”.

Junto a ella, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, advirtió a la población del sur de la región de que siga extremando la prudencia porque, aunque ha dejado de llover, el riesgo se centra en las crecidas del río Segura, que baja “muy alto”.

Desalojos
Durante la madrugada de ayer, unas 1.500 personas tuvieron que ser desalojadas de forma ordenada y sin heridos de un cámping del término municipal de Crevillente (Alicante) a causa de una crecida de aguas; de ellos, 310 fueron realojados provisionalmente en el interior de dos polideportivos de la localidad. Poco después la Guardia Civil vació un camping cercano de la localidad de Guardamar debido al riesgo de una avenida de agua.

A estos incidentes se sumó una nueva rotura en la mota del río Segura, que se añadió a una anterior en el puente que une Algorfa a Almoradí, también en Alicante.

En la Comunidad Valenciana permanecieron cerradas una veintena de carreteras, aunque el suministro de luz se restableció en el municipio de Almoradí y la localidad de Dolores recuperó poco a poco el servicio de telefonía fija y móvil.

Los vecinos de la Vega Baja del Segura, la comarca alicantina que quedó inundada tras el paso de la gota fría y el desbordamiento del río Segura, empezaban ayer a tomar conciencia de cómo han quedado dañadas sus viviendas y pertenencias tras la marcha del agua y la limpieza del barro.
“Estamos comprobando cuál ha sido realmente el desastre”, comentó Javier Moya, vecino de Orihuela: “Ahora es cuando vienen los días de los sustos”.

Un despliegue inédito militar de profesionales y vehículos, camiones, embarcaciones, drones y helicópteros tratan de auxiliar en todas estas zonas a las personas afectadas y de paliar las consecuencias del temporal.

La Aemet prevé que en los próximos días persista la inestabilidad, que dará lugar a chubascos y tormentas en áreas del interior peninsular, sobre todo en la mitad norte y zona centro, asociadas al calentamiento diurno, pero en principio no alcanzarán la intensidad del fin de semana. 

Subvenciones 
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, anunció ayer que su Gobierno aprobará mañana destinar más de diez millones de euros como primera ayuda urgente para afrontar los daños ocasionados por este fenómeno meteorológico.

Será para los ayuntamientos afectados y concreta que son 133 los municipios andaluces afectados por la DANA; ayuda que quiere que llegue “de manera inmediata” para que “se puedan solventar los problemas de los vecinos”, aunque precisa que aún se están cuantificando los daños.

Explicó a los periodistas que se hará “un esfuerzo económico” para la actuación inicial de urgencia y que la primera ayuda de auxilio será para los municipios más afectados, ya que no todos tienen la misma intensidad de daños. Se tratará de una subvención directa a los ayuntamientos para que la canalicen, “rápida, ágil y no limitada, para que gasten en lo que consideren más oportuno”, y el objetivo es que en la próxima semana sean efectivas tras el adelanto que efectúan los municipios al contratar a empresas de urgencia para retirar el barro.

Además, el ayuntamiento de Cartagena cerró los accesos a las playas mediterráneas de La Manga del Mar Menor en su término municipal, ante la llegada de atunes muertos por el temporal, procedentes de una granja de engorde situada frente a la costa.

Según fuentes municipales, la consejería de Salud de la Región de Murcia advirtió del riesgo sanitario que supone el consumo de atunes hallados en algunas playas, que presentan altos niveles de histamina.

Comentarios