domingo 12.07.2020

Un hombre mata a su mujer y se suicida en una localidad de Girona

Los hechos sucedieron tras una discusión sobre la propiedad del domicilio familiar que compartían
Agentes de los Mossos d’Esquadra realizan su tareas de investigación en el lugar de los hechos | David Borrat (efe)
Agentes de los Mossos d’Esquadra realizan su tareas de investigación en el lugar de los hechos | David Borrat (efe)

Un hombre de 72 años asesinó a su pareja y después se suicidó en la localidad gerundense de L’Escala, en la que ambos residían, al parecer tras una disputa sobre la propiedad del domicilio familiar, según fuentes de los Mossos d’Esquadra.

El presunto homicida y la víctima, de nacionalidades española y belga, respectivamente, se encontraban en proceso de separación, pero litigaban por saber quién se quedaría con la casa, en cuyo jardín apareció el cuerpo de ella apuñalado y envuelto en una cortina, según indicaron fuentes próximas a la investigación.

En una parcela vecina se halló al hombre ahorcado en un árbol, aunque previamente había dejado varias notas, la mayoría dirigida a los Mossos, en las que reconocía implícitamente lo que había hecho y denunciaba una conjura contra él para quitarle la vivienda. La casa pertenecía originalmente a los padres de ella, pero después la adquirió él, aunque la mujer conservó una parte minoritaria de la propiedad.

La investigación confirma por el momento que el hombre asesinó a Annick Chenut, de 65 años y responsable de la inmobiliaria Aires L’Escala, aunque se desconoce la escena del crimen, ya que el domicilio no presentaba ningún indicio de violencia. Tras dejar el cadáver en el jardín, el homicida supuestamente cogió todas las cosas de la mujer, las metió en el coche de ella y lo llevó a una plaza cercana, donde quemó el automóvil.

Los hechos

Los bomberos recibieron aviso del incendio a las 03.32 horas y, un cuarto de hora antes, el presunto asesino contactó con la hija que tenía de otro matrimonio y le dijo a través de un correo electrónico que no se sintiese culpable por lo sucedido, así como que el asunto de la casa estaba arreglado. Esta persona fue la que, al descubrir a las 07.00 horas de la jornada de ayer el contenido del mensaje que acababa de recibir, se puso en contacto con el teléfono de emergencias.

Tanto ella como un hijo de la víctima se personaron en el domicilio de sus padres y los agentes los trasladaron a comisaría para que prestasen declaración allí. Los investigadores del caso descubrieron también que la fallecida vestía un pijama en el momento del fallecimiento, pero que llevaba puesto un sujetador, en cuyo interior ocultaba una grabadora.

Comentarios