martes 22.10.2019

Los investigadores confirman el hallazgo de los restos de Cervantes

Los restos de Miguel de Cervantes y los de su esposa, Catalina de Salazar, se han hallado muy disgregados y junto con los de otras 15 personas en la cripta de la iglesia madrileña de las Trinitarias, según confirmaron ayer los investigadores, “sin discrepancias” al respecto.
 

El forense y director del proyecto, Francisco Etxebarria, durante la rueda de prensa de ayer	efe
El forense y director del proyecto, Francisco Etxebarria, durante la rueda de prensa de ayer efe

Los restos de Miguel de Cervantes y los de su esposa, Catalina de Salazar, se han hallado muy disgregados y junto con los de otras 15 personas en la cripta de la iglesia madrileña de las Trinitarias, según confirmaron ayer los investigadores, “sin discrepancias” al respecto.

Los detalles sobre el hallazgo, el pasado día 11, de los restos de Cervantes y su esposa, fueron desvelados por los investigadores en rueda de prensa.

De esta forma se pone punto y final a una investigación que comenzó hace diez meses para localizar el lugar exacto de la iglesia donde reposaba el autor de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, aunque los forenses no han cerrado la puerta a que una tercera fase lleve a un análisis más detallado de los restos.

No obstante, como apuntó Francisco Etxebarria, es “un imposible” comprobar a través del ADN cuáles son los restos de Cervantes de entre todos los localizados en la cripta, puesto que están “muy fragmentados”, y hay además otra dificultad: el escritor no tuvo hijos, y la única familiar sepultada en un lugar conocido es su hermana, cuyos restos están en un osario común en Alcalá de Henares. El forense destacó que tanto la investigación documental como los hallazgos arqueológicos permiten concluir que los restos de Cervantes fueron trasladados a la cripta de la iglesia de las Trinitarias y que uno de los conjuntos de restos óseos encontrado en esa cripta coincide “fielmente” con los datos de archivo sobre el grupo con el que habría sido enterrado el escritor.

Se trata de los restos de 17 cuerpos, que fueron inhumados entre 1612 y 1630 de la iglesia primitiva de las Trinitarias, ubicada al contrario de lo que se pensaba hasta ahora en un lugar distinto al actual, y que fueron trasladados a la cripta entre 1698 y 1730, en el momento en que estaban terminando las obras de construcción del convento.

Según expresó la antropóloga Almudena García Cid, concretamente hay restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (de ellos, cuatro masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos).

Los restos estaban en el subsuelo, en el conjunto que los investigadores han nombrado con el punto 32, y han aparecido junto con una moneda de 16 maravedís de Felipe IV y prendas litúrgicas, entre otros objetos que han permitido datarlos en el siglo XVII. Esta investigación, liderada por el forense Luis Avial y el georradarista Francisco Etxebarria, ha costado 124.000 euros y ha estado apoyada por el Ayuntamiento de Madrid.

Sobre qué pasará con los restos del escritor y la posibilidad de que se expongan al público, el historiador Francisco José Marín Perellón, funcionario del Ayuntamiento y archivero, dejó la decisión en manos del convento de las Trinitarias y la Real Academia Española, que ostenta la tutela del edificio.

Comentarios