• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

Javier Bardem: “Mentir para sobrevivir está a la orden del día”

La familia como espejo de los conflictos de una sociedad vuelve a ser el eje de la última película de Asghar Farhadi, “Todos lo saben”, protagonizada por Penélope Cruz y Javier Bardem. “

Javier Bardem: “Mentir para sobrevivir está a la orden del día”

Agencias - Pandora v3.79+1.0.0 IG

La familia como espejo de los conflictos de una sociedad vuelve a ser el eje de la última película de Asghar Farhadi, "Todos lo saben", sólo que esta vez el oscarizado director ha rodado en España y con un elenco hispano encabezado por Penélope Cruz y Javier Bardem, que hoy la han presentado en Madrid.
Tras su paso por festivales como Cannes o Toronto, el octavo largometraje del cineasta iraní llevará a partir del próximo viernes a las salas de cine españolas su habitual combinación entre drama y suspense. Una boda en un pueblo reúne a la familia pero la fiesta se amarga cuando una niña desaparece y viejos secretos salen a relucir.
"Un suceso les pone a todos a prueba a la hora de decir las verdades", resume Bardem, "y eso es algo que está a la orden del día, mentir para sobrevivir".
"Y los juegos de poder", añade a su lado Eduard Fernández, que suma su nombre a un reparto estelar y soberbio en el que también destacan Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Ricardo Darín o Elvira Mínguez.
Bardem y Fernández trabajaron juntos por primera vez en "Los lobos de Washington" (1999) y fueron hermanos en "Biutiful" (2010). "No es una sorpresa para mí ver su capacidad como actor", dice Bardem; "Nos conocemos bien", confirma el catalán.
Farhadi, ganador de dos Óscar por "Nader y Simin, una separación" (2011) y "El viajante" (2016), tenía claro desde el principio que Bardem y Cruz, a quienes ya conocía, estarían en la película. Al resto los eligió a través de un largo proceso de entrevistas y ensayos por el que desfilaron más de cien actores españoles.
"Eran todos tan buenos que elegir resultó muy difícil", asegura. En cuanto a la historia, tenía que suceder en España, ya que fue aquí donde prendió la chispa que lo inspiró, un viaje por el sur del país acompañado de su hija, quien le empezó a hacer preguntas sobre las fotos de una niña desaparecida que empapelaban las calles de una ciudad.
"De España me llevo la impresión de que el país ha sabido encontrar un camino intermedio entre la tradición y la modernidad, lo que no sucede en otras partes del mundo", opina el cineasta.
En "Todos lo saben" se encuentran elementos tradicionales de su filmografía. La familia, el suspense y también los sucesos inesperados que ponen a prueba a los protagonistas y sacan a relucir las bajas pasiones, sea la venganza de "El viajante", o el rencor y la avaricia como en "Todos lo saben".
"Lo bueno de la película es que no tiene clichés", subraya Penélope Cruz, "y es increíble que eso lo haya conseguido un director iraní; es una película cien por cien española y sin clichés".
La actriz española más universal se refiere como ejemplo a la relación de su personaje con el de Bárbara Lennie, en la ficción la mujer de Paco (Bardem), quien en el pasado fue el gran amor de Laura (Cruz).
"Son dos mujeres enfrentadas, pero queda claro que se tienen cariño, se gustan, se admiran y se entienden aunque no estén de acuerdo, y eso es difícil de contar; la primera capa es el enfrentamiento, pero él (Farhadi) hace que se vean las que hay por debajo".
Para Cruz, ganadora de un Óscar por "Vicky, Cristina, Barcelona" (2008), este ha sido uno de los papeles más complicados de su carrera, por su profunda carga dramática. Recientemente, trascendió que en una de las escenas, en las que fingía un ataque de pánico, llegó a precisar atención médica real.
"Ahora me preguntan siempre por eso y no quiero que suene a víctima porque disfruté mucho de todo el proceso", advierte, "pero sí, fue un poco cuadro, la verdad, con la ambulancia y cuatro personas atendiéndome y Asghar preguntándome si podía hacer otra, si estaba bien, y yo diciendo que sí", recuerda.
De la mirada de Farhadi, Bárbara Lennie destaca su capacidad para crear ambientes. "Ha sido muy bonito ver cómo mueve la escena, toda la vida que impregna a cada plano y lo bien que maneja la tensión, hace que se vaya generando una incomodidad en el espectador y una desesperación que no sabes muy bien por qué".