miércoles 13.11.2019

La RAG ratifica a Carballo Calero como homenajeado en las Letras

Freixanes dijo respetar las dos grafías para escribir su nombre, pero ellos usarán la validada

 

El homenajeado, en un acto organizado por O Facho en 1966
El homenajeado, en un acto organizado por O Facho en 1966

El prestigioso escritor y controvertido lingüista Ricardo Carballo (Carvalho) Calero (Ferrol, 1910 -Santiago de Compostela, 1990) será el homenajeado en la celebración del Día de las Letras Gallegas del año 2020, después de varios años optando sin éxito a este reconocimiento.


Así lo decidió ayer el pleno de la Real Academia Galega (RAG), reunido en su sede en A Coruña, desde la que transmitieron su decisión de agraciar a esta figura destacada de la literatura gallega, que además ejerció a lo largo de su vida como filólogo, académico y político.


Además, el propio presidente de la RAG, Víctor Fernández Freixanes, confirmó que aceptarán las dos grafías utilizadas para escribir el nombre del autor: tanto la estándar Carballo Calero como la reintegracionista Carvalho Calero, empleada por el propio escritor en los últimos años de su vida, que dedicó a una defensa activa del acercamiento de la lengua gallega al portugués.


Precisamente esta faceta del futuro homenajeado fue la que despertó polémica en torno a su figura y propició que se postergase su reconocimiento en la principal fiesta de la lengua gallega, en la que la mayoría de sus coetáneos ya habían sido premiados.

Freixanes aclaró que la lengua gallega está ya lo suficientemente “consolidada” como para premiar a un autor que defendía un sistema distinto al utilizado actualmente y defendió que ya se puede “hablar de estas cosas con absoluta naturalidad”.
Asimismo, en cuanto al uso de dos grafías distintas para escribir el nombre de Carballo Calero, dijo respetar la posición del escritor, aunque indicó que la RAG utilizará la estándar por ser la validada en la actual ortografía del gallego.

Polémicas lingüísticas y políticas aparte, Carballo Calero fue una de las figuras más relevantes de la cultura gallega de la segunda mitad del siglo XX y uno de los personajes singulares de la historia del movimiento galleguista.


A lo largo de su trayectoria, colaboró en la histórica revista “Nós” y formó parte del Seminario de Estudios Gallegos, dos piezas clave de la cultura gallega de principios de siglo; además de participar en la creación del Partido Galeguista y en el proceso de redacción del Estatuto de autonomía de Galicia aprobado en 1936.

Este papel activo hizo que fuese juzgado tras la victoria del bando franquista en la Guerra Civil española y, aunque pudo escapar a la pena capital, fue condenado a prisión y el régimen dictatorial instalado lo forzó a un exilio interior en el que se dedicó activamente a la recuperación del idioma gallego y la creación de estructuras para difundirlo.

Comentarios