viernes 18.10.2019

Un videojuego se ofrece a ayudar a la reconstrucción de la catedral de Notre Dame

La octava entrega de la saga “Assasin’s Creed”, llamada “Unity”, tiene lugar durante la Revolución Francesa y cuenta, como es habitual en todos los títulos de esta franquicia, con una recreación con todo lujo de detalles, en este caso de París, que ahora puede ser muy útil en la futura rehabilitación del monumento parisino destruido por las llamas.

 

 Un videojuego se ofrece a ayudar a la reconstrucción de la catedral de Notre Dame

Desde que llegaran a nuestras vidas en los años 70 de la mano de Atari y de nombres tan clásicos como el “Pong”, los videojuegos pasaron a convertirse en algo más que un mero entretenimiento. De empezar siendo simuladores de tenis y los come cocos en los que huíamos de los fantasmas, ahora se utilizan para contar nuevas historias que ni el cine pudo llevar a la gran pantalla, a aprender idiomas y, desde hace ya más de diez años, incluso a recordar, y en este caso, vivir la historia. 


Muchas personas verían impensable en los años 80 que este ocio pasase a ser parte de la vida diaria para alguien más que para aquellos chiquillos tímidos amantes de la informática, o que llegase a ser algo más que una de las máquinas recreativas en las que nos dejábamos las pesetas. Y sin embargo, lo que antes era considerado un hobby para frikis sin habilidad social, hoy puede servir para salvar el patrimonio de la humanidad.

La catástrofe
Los habitantes de París, así como los del resto del mundo, enmudecieron el lunes ante una terrorífica visión que parecía como si el mismísimo infierno abriera sus puertas: Notre Dame, la catedral gótica más importante de Europa y corazón de Francia, era devorada por las llamas, hasta el punto de temer por su derrumbe.


 La aguja por la que habíamos trepado de pequeños con Quasimodo y que más adelante volveríamos a visitar de la mano de Arnó durante la revolución francesa, se quebraba al mismo tiempo que nuestro corazón, mientras nos quedábamos paralizados, incapaces de procesar el horror que suponía semejante pérdida de cultura, espiritualidad, arte e historia. 


Las campanas no dejaron de tocar en honor de Nuestra señora, por la que todo el mundo está llorando. El lugar de coronación de Napoleón, el acobijo sagrado de los forajidos, la guarida de las gárgolas y el hogar del jorobado.

Tras lo que parecía una horrible pesadilla interminable e incluso fruto de la propia imaginación diabólica del novelista francés Victor Hugo, ya son muchas personas las que están pensando en cómo reconstruir la catedral debido a su complejidad, sobre todo si se planea cumplir el plazo establecido por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien aseguró que la reconstrucción y restauración de la catedral de Notre Dame estará concluida en tan solo cinco años. 

Recreación perfecta
A nadie se le ocurrió pensar que  los videojuegos pudiesen ayudar a la reconstrucción y recuperación histórica de uno de los monumentos más importantes del mundo. Pero lo increíble puede hacerse realidad.
“Assassin’s Creed Unity”, la octava entrega de la saga de Ubisoft, lanzada en 2014, está ambientada en una de las épocas más aclamadas por los fans de los videojuegos: la Revolución Francesa y, tal y como nos tiene acostumbrados la desarrolladora canadiense, incluye una documentación exacta y detallada del París de la época, incluida su catedral. Notre Dame cuenta con una recreación tan realista y perfecta de su arquitectura a escala real, tanto de sus exteriores como de los interiores, que a día de hoy todos podemos contemplarla con detalle sin movernos del sofá. 

Aunque no se pudieron realizar los famosos vitrales debido a derechos de autor y tuvieron que tomarse libertades creativas para el diseño interno de aquel momento, lo cierto es que el esfuerzo por crear una representación digna fue tal que, el ya fallecido historiador Andrew Tallon escaneó durante 5 días toda la catedral, lo que permitió, tras dos años de esfuerzo, generar el modelo y la recreación 3D más exactos de Notre Dame que existen hasta la fecha. 


Todos estos datos y modelos 3D creados y conservados por Ubisoft, podrían facilitar enormemente la reconstrucción y restauración exacta de la catedral, demostrando una vez más que los videojuegos van mucho más allá del entretenimiento e incluso del arte, sino que son registros de historia en sí mismos que, en este caso, podrían suponer la salvación de Nuestra Señora de París.
Notre Dame, no temas, estás en Sagrado.

Comentarios