El acusado de abusar de tres menores en Caldas solo admite los tocamientos

Fachada de la Audiencia de Pontevedra, donde tuvo lugar el juicio
|

La Fiscalía y la acusación particular ratifican su petición de ocho años y nueve meses de prisión para un hombre por abusar y agredir sexualmente a las dos hijas y a la sobrina, todas menores de edad, de su pareja en Caldas. La Sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra acogió el juicio a puerta cerrada, excepto el testimonio del acusado, que se ha declarado inocente, pero que reconoció que en casa suele estar “desnudo” y quien también admitió haber tocado los senos de las hijas de su pareja.


En su informe final, el fiscal, Alejandro Pazos, indicó que la acusación ha quedado “plenamente acreditada” en cuanto a los hechos producidos y la naturaleza jurídica del comportamiento del encausado. Según el representante del Ministerio Público, la sobrina del acusado relató ante la sala de manera “suficientemente clara y lógica” que en marzo de 2019, cuando ella tenía 9 años de edad, se quedó a dormir en el domicilio de su tía. En esa casa vivían también sus primas, de menos de 14 años, así como el hombre investigado.


Según el relato referido de esta niña, esa noche, aprovechando que las demás menores se encontraban en una tienda cercana y su pareja tampoco estaba en la casa, el hombre, entró en su habitación y llamó a la menor para que acudiese.


Al llegar al cuarto, la niña se encontró al novio de su tía desnudo y con el pene erecto. En ese momento, el hombre le indicó que se quitase la ropa y que se metiese con él en la cama.


Ante la negativa de la niña, el acusado la agarró por los brazos y la tiró encima de la cama, tras lo que la menor consiguió dar una patada al hombre en sus genitales. Aprovechó ese momento para huir de la vivienda, mientras el hombre le gritaba: “Más te vale que no cuentes nada de esto porque si no voy a matar a tu madre y la segunda va a ser tu prima”.


Un abuso “normalizado”

El acusado dijo que “nunca” se produjeron esos hechos y también negó las amenazas. “Yo nunca le he insinuado algo sexual, ni tocamientos absurdos ni nada a ninguna de ellas”, declaró ante el tribunal. La Fiscalía sostiene que las pruebas de descargo presentadas por la defensa del acusado “no tienen consistencia” e incluso alguno de los testigos que declararon en favor del acusado ofrecen una “corroboración periférica de carácter objetivo” de los hechos relatados por la víctima. El fiscal descartó la defensa realizada por la pareja del acusado, a quien ha visto una conducta “tendente a proteger los comportamientos” del presunto delincuente. Además, sostuvo que las menores salen en defensa de la pareja de su madre porque “han normalizado” su comportamiento “por el interés de la familia”. El abogado de la acusación le preguntó al acusado por la existencia de un antecedente penal cancelable por un delito de abuso sexual de menor de 13 años o víctima vulnerable y de utilización de menores con fines pornográficos derivado de una sentencia de 2005 de un tribunal suizo. “Yo aún hoy no sé ni quién me denunció ni nada. No sé nada”, se limitó a decir el procesado.

El acusado de abusar de tres menores en Caldas solo admite los tocamientos