Amil celebra otra exitosa “Festa do Porquiño á Brasa” con unos 3.000 comensales

La del “Porquiño á Brasa” de Amil es una de esas fiestas tradicionales que marcan el verano en Arousa, desde hace casi treinta años. En su XXIX edición, la cita culinaria demostró ayer que sigue en buena forma, reuniendo a alrededor de 3.000 comensales para dar cuenta de los 130 “porquiños” asados. 

La del “Porquiño á Brasa” de Amil es una de esas fiestas tradicionales que marcan el verano en Arousa, desde hace casi treinta años. En su XXIX edición, la cita culinaria demostró ayer que sigue en buena forma, reuniendo a alrededor de 3.000 comensales para dar cuenta de los 130 “porquiños” asados. 
Organizada por la Asociación Gastronómica Cultural de Amil, fue todo un éxito de participación, a pesar de que el calor, a priori, no se combina tan bien con las brasas como con la playa. No obstante, la afluencia volvió a ser multitudinaria, arropando un cartel y programa de actividades cuyo arranque en este día grande tenía lugar sobre las  cuatro de la mañana. 
Fue entonces, en la madrugada del domingo, cuando se prendía el fuego para tener listas las brasas con las que se irían cocinando lentamente los ejemplares. 
A las 10:30 horas dieron comienzo los pasacalles, con Chinguilipe de Moraña y Airiños da Fracha de Ponte caldelas. 
También se dio entonces apertura a la VI Feria Artesanal, en la Carballeira. 
A mediodía se dio paso a talles infantiles de manualidades y poco después arrancaron también las exhibiciones de baile y música tradicional, con Seixebra de Moraña. 
Fue ya a la hora de comer, sobre las dos de la tarde, cuando se procedió al esperado sorteo de los “porquiños” y a la comida popular. 
La tarde aún dio paso a los juegos tradicionales, con su posterior entrega de premios. l