miércoles 24.07.2019

El BNG abre la puerta a un gobierno con el PP tras lograr la Alcaldía de Catoira

Los socialistas abandonaron el Pleno, Caamaño pide un reparto de áreas y Castaño dice que lo estudiará

El candidato del PP muestra la papeleta con las siglas del BNG que le dio la Alcaldía al BNG. Los socialistas abandonaron el Pleno y Caamaño fue el más felicitado | gonzalo salgado
El candidato del PP muestra la papeleta con las siglas del BNG que le dio la Alcaldía al BNG. Los socialistas abandonaron el Pleno y Caamaño fue el más felicitado | gonzalo salgado

El BNG abre la puerta a un acuerdo de gobierno con el Partido POpular en Catoira tras desbancar de su mando al socialista Alberto García. El nacionalista Xoán Castaño es, desde ayer, el nuevo regidor del municipio vikingo. En su discurso aseguró que se abre un tiempo “novo, encamiñado a facer as cousas doutra maneira e a abrir as portas do Concello para todos”. 

La primera mano se la tendió a los tres concejales del PP que, con su voto favorable, permitieron un alcalde del BNG. La valoración de su líder tras el Pleno de investidura ya dibujaba un panorama de trabajo conjunto entre conservadores y nacionalistas.

“Temos boa relación, non somos radicales nin temos ideas totalmente distintas”, aseguró el portavoz del PP, Iván Caamaño, que aseguró que no tiene “ningún prexuízo” contra el BNG. Eso sí, advirtió de que los nacionalistas de Castaño “terá a nosa presión” y “sentirá o noso alento” desde el primer momento.

“Faremos todo o posible para que o camiño de Catoira sexa un bo camiño”, dijo Caamaño, que ya anunció que pedirá un reparto de áreas al BNG. “Tres concelleiros non gobernan un concello”, aseguró para afirmar a continuación que tiene “moitas cousas en común” con Castaño y que “podemos facer grandes cousas”.

El nacionalista recogió el guante y se mostró dispuesto a “estudiar” la solicitud del PP de cara al Pleno de organización. Castaño negó un pacto y aseguró que será a partir de ahora cuando tendrán que “falar, falar e falar”, con un único objetivo: “O ben dos veciños”. El conservador, por su parte, no quiso desvelar si hubo negociaciones antes de llegar a la investidura.  “Quedará entre nós e o BNG”, aseguró Caamaño.

Lo cierto es que la buena sintonía entre los simpatizantes y concejales del PP y del BNG se podía ver desde los minutos previos al Pleno y se materializó al final de la sesión con abrazos entre ambos bandos. Caamaño fue el primero en felicitarlo tras hacerse con el bastón de mando y los tres ediles del PP mostraron orgullosos la papeleta nacionalista antes de depositarla en la urna, ganándose el aplauso de los simpatizantes nacionalistas presentes en el público.  “Non é unha boa sintonía entre forzas, senón do pobo de Catoira, que demandaba este cambio”, aseguró Castaño, que acusó al Partido Socialista y a su número uno, Alberto García, de negarse a aceptar el mandato de las urnas y de “interpretar” de forma incorrecta el resultado del 26 de mayo “que non avalava que o candidato do PSOE seguise”.

Los socialistas abandonaron el Pleno durante el discurso del nuevo alcalde. Xoán Castaño estaba prometiendo “dialogar con todos” cuando la concejala del PSOE, Purificación Quintáns, le espetó un “dades risa”,  mientras abandonaba la sesión. En el interior del salón de Plenos, besos y abrazos entre el PP y el BNG.

Medidas disciplinarias
Los que no están tan contentos con esta buena sintonía son los miembros de la dirección nacional del BNG. La formación que lidera Ana Pontón realizó en su cuenta de Facebook un repaso por todos los concellos en los que ostentan gobiernos en mayoría o en coalición, sin mencionar si quiera a Catoira. Además, anunció que estudiará medidas contra sus tres ediles en el municipio vikingo. Las directrices de dirección nacional pasaban por favorecer gobiernos siempre alternativos al PP. Hasta ayer, en Catoira solo se hablaba de voto para favorecer la investidura. Ahora ya empieza a vislumbrarse el pacto.

Comentarios