domingo 27/9/20

CALDAS de REIS - Industria ratifica el carácter público del agua de la burga tras años de litigio

La Consellería de Industria ha ratificado el derecho de aprovechamiento público del agua de la burga de Caldas, poniendo así fin a un litigio de más de una década.

la burga es uno de los principales recursos patrimoniales y turísticos de caldas de reis emilio moldes
la burga es uno de los principales recursos patrimoniales y turísticos de caldas de reis emilio moldes

La Consellería de Industria ha ratificado el derecho de aprovechamiento público del agua de la burga de Caldas, poniendo así fin a un litigio de más de una década. En una resolución del 2 de abril de 2013, la Dirección Xeral de Industria, Enerxía e Minas ordena la ejecución de la sentencia dictada en 2007 por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que rechazaba el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el balneario Dávila en 2002 contra un dictamen de la Xunta que reconocía al Concello el derecho a inscribir la burga como bien de titularidad pública y a hacer un uso privativo e industrial del agua. Ahora Industria autoriza la inscripción en el registro de aguas minerales y termales “do dereito de aproveitamento do caudal para uso público do cano derivado da arqueta da Fonte das Burgas”. Indica, además, que debe registrarse bajo la denominación de Fonte da Burga II.
El alcalde, Juan Manuel Rey, se felicitó por esta resolución favorable a las pretensiones del Concello, recordando que la sentencia de 2007 ratificaba la cotitularidad del manantial entre el balneario Dávila y el Ayuntamiento. En este sentido, un documento fechado en 1928 recoge el derecho al disfrute conjunto de las aguas, estableciendo el caudal para el balneario en 0,8 litros por segundo —aproximadamente un tercio del total— y el de la burga en 1,5 litros por segundo. Un estudio más reciente, realizado en el año 2000 por el Gabinete Minero TEY S.L., reduce el caudal total del manantial a 1,866 litros por segundo, de los que 1,172 brotarían por los caños de la burga pública y los restantes 0,694 por el aliviadero del Dávila. La temperatura de las aguas mineromedicinales se mantiene constante, en base a este mismo estudio, en cuarenta y cinco grados centígrados.
El pleito que durante todos estos años enfrentó al balneario y al Concello surgió a comienzos de la pasada década cuando la administración municipal tramitaba la construcción del Centro Termolúdico en A Tafona. La inscripción de la burga y el derecho a hacer un uso privativo e industrial abrían la puerta a la utilización del agua en el complejo termal —que se quedó en un mero proyecto y nunca llegó a ejecutarse—, algo que el Dávila no aceptaba ya que podría afectar negativamente a su actividad hotelera y termal.
Esta última resolución de Industria favorable a las tesis del Concello llega con un nuevo proyecto sobre la mesa: la construcción de cinco piscinas termales. Aunque, en principio, se prevé extraer el agua para las pozas en el entorno de la finca de A Tafona, está por ver si también se  plantea la utilización de parte del caudal de la burga. n

Comentarios