Jueves 15.11.2018

Medio Ambiente declara el Encoro como “zona sensible” por las cianobacterias

La Consellería de Medio Ambiente anunció ayer a través del organismo Augas de Galicia la declaración del Encoro de A Baxe como “zona sensible”, lo que conllevará, según el departamento que dirige Agustín Hernández, un  “maior control das achegas de nutrintes”

vista del encoro de a baxe, en caldas de reis, en el que las cianobacterias han generado un problema de eutrofización	gonzalo salgado
vista del encoro de a baxe, en caldas de reis, en el que las cianobacterias han generado un problema de eutrofización gonzalo salgado

La Consellería de Medio Ambiente anunció ayer a través del organismo Augas de Galicia la declaración del Encoro de A Baxe como “zona sensible”, lo que conllevará, según el departamento que dirige Agustín Hernández, un  “maior control das achegas de nutrintes” con el objetivo de reducir la eutrofización que desde hace años afecta a la presa y que provoca la proliferación de cianobacterias, tiñendo el agua de color verde y generando problemas de abastecimiento en Caldas de Reis, que en más de una ocasión ha tenido que cortar el suministro ante la contaminación que presentaban el embalse y el río Umia.

Además del Encoro de A Baxe, la Xunta también declara “zonas sensibles” el embalse de O Con, en Vilagarcía, y el humedal y las lagunas de Corrubedo, hasta sumar un total de 24 zonas de Galicia que contarán con esta consideración y, por tanto, de “maior protección”. La legislación referida al tratamiento de las aguas residuales señala que podrán designarse como zonas sensibles aquellas lagos de agua dulce, estuarios o aguas costeras que sean eutróficos o que puedan llegar a serlo en un futuro próximo si no se adoptan medidas de protección. Así, anuncia la Consellería, en estos entornos se llevará un mayor control de las aportaciones de nutrientes (los fosfatos y nitratos son las principales causas de proliferación de cianobacterias en los embalses de Galicia) para evitar o minimizar su eutrofización. La legislación europea, de hecho, exige que aplicar mayores restricciones a la hora de autorizar vertidos en masas de agua declaradas zonas sensibles.

Son un total de trece los embalses a los que la Xunta otorga la condición de “sensibles”. Estas presas suministran un caudal de más de 7.000 litros por segundo a casi 1,76 millones de habitantes, por lo que se pretende “avanzar na protección destes recursos estratéxicos para o desenvolvemento socioeconómico”. En cuanto a las zonas húmedas como la de Corrubedo, su designación responde “ao seu gran valor ecolóxico, desempeñando funcións básicas e constituíndo un valioso patrimonio cultural e natural ameazado por causa da drenaxe, contaminación e sobreexplotación dos seus recursos”.

Comentarios