jueves 19.09.2019

CALDAS DE REIS - Hallan en el Bermaña un molino de mano que podría datar de la época romana o la castreña

Como si de un canto rodado más se tratase, una pieza de gran valor arqueológico ha pasado desapercibida, seguramente durante siglos, sobre el lecho del río Bermaña, sin que nadie se percatase de su existencia hasta ayer –a pesar de que está en pleno centro de la localidad–.

hallan en el bermaña
un molino de mano que
podría datar de la época
romana o la castreña
hallan en el bermaña un molino de mano que podría datar de la época romana o la castreña

Como si de un canto rodado más se tratase, una pieza de gran valor arqueológico ha pasado desapercibida, seguramente durante siglos, sobre el lecho del río Bermaña, sin que nadie se percatase de su existencia hasta ayer –a pesar de que está en pleno centro de la localidad–. Un joven emprendedor de la localidad, Óscar Rey, salió de su negocio para tomar el aire y cuando contemplaba el paso del agua, una piedra con unas formas demasiado elaboradas llamó su atención. “Se parecía a los molinos de mano que había visto en museos y en los libros”, declaró. Y es que actualmente estudia segundo de Historia en la UNED y dio en el clavo.
El arqueólogo Rafael Rodríguez confirmaba ayer su teoría.Se trata de un molino de mano circular completo, utilizado para moler grano y que, como mínimo, podría pertenecer a la época romana, “si no es más antiguo porque también puede ser castrexo”, declaró. Y es que el experto todavía no ha tenido la oportunidad de contemplarlo en persona pero tras visionar fotografías de la pieza y en base a su amplia experiencia podía asegurar, casi al cien por cien, que Rey ha descubierto un pedacito del pasado de Caldas de Reis.
A este respecto, recordó que en el entorno de la villa existen yacimientos romanos y, de hecho, hay vestigios de esa época tan visibles como el puente del Campo de la Torre, entre otros. Es más, por esto y por su gran peso, considera casi “imposible” que el agua arrastrara el molino desde otra procedencia y hasta esa zona del Bermaña.
El arqueólogo, que trabaja para la Diputación de Pontevedra, explicó que en Caldas están apareciendo muchos restos, tanto en la calle Real –por donde pasaba una de las vías de comunicación romanas más importantes,  la Vía XIX– así como en el entorno del Balneario Dávila y en el resto del pueblo en general, desde Santa María hasta San Roque. Todo gracias a las aguas termales que aún hoy en día dan fama al municipio.

difícil rescate
Rescatar el molino no fue tarea fácil pues apareció en A Tafona, donde el cauce del Bermaña está flanqueado por un muro de más de dos metros de altura. Así un amigo de Rey, Javier Gándara, bajó al cauce, le ató una cuerda y lograron izar las dos piezas. La muela, una piedra circular con un agujero en el centro que se giraría sobre la otra, la volandera, seguramente con la ayuda de algún palo, aunque por otras características que presenta es posible que no fuera preciso.
Con todo, todas estas cuestiones (edad, funcionamiento, etc.) deberán ser investigadas tras una profunda revisión de la pieza que se trasladó a la Escuela Taller para su posterior entrega a la administración.
Según el protocolo estipulado para estos descubrimientos, el Ayuntamiento de Caldas debería dar parte ahora a la dirección xeral de Patrimonio de la Xunta para su estudio, posterior catalogación y seguramente exposición en el museo provincial de Pontevedra. n

Comentarios