viernes 20.09.2019

De una cuadra de vacas en O Araño a Los Ángeles

“Pies descalzos, besos salados”. Este es el sugerente título del primer single que lanza el cantante Javi Maneiro, líder de la banda Jabon Blue y miembro de Heredeiros da Crus .

Una de las imágenes de Riveira que sale en el video del primer single de Javi Maneiro es la del Monumento   CHECHU RÍO
Una de las imágenes de Riveira que sale en el video del primer single de Javi Maneiro es la del Monumento CHECHU RÍO

“Pies descalzos, besos salados”. Este es el sugerente título del primer single que lanza el cantante Javi Maneiro, líder de la banda Jabon Blue y miembro de Heredeiros da Crus, en el inicio de su carrera en solitario, que tiene visos de ser muy prometedora. Así se puede apreciar tras visionar ese primer trabajo que llega en formato videoclip, pues a juicio del artista “a música ten que entrar, ademáis de polos oídos, polos ollos”. Se prevé que vea la luz este mediodía a través de vimeo, el perfil de facebook y la web del artista (www.javimaneiro.com). Para ello, se puso en manos de uno de los mejores productores musicales del país, Juan de Dios, que ha trabajado con Amaral, Barón Rojo, Xoel López, Chenoa, Deluxe, Marlango, Pereza y otros. Le acompañan buenos amigos y una banda de música profesional integrada por el batería Manu Rey, el bajista Pony, el guitarrista Kuervo y el propio Juan de Dios, a la guitarra.   
A todos ellos se les puede ver en algunas de las imágenes del videoclip de esa primera canción. Del mismo modo, cuenta con la labor de Marcos Martínez en la imagen artística del video y el diseño del logotipo. Fue este último quien le propuso que eligiera un pueblo y tres localizaciones para el video y Javi Maneiro no lo dudó ni un instante. Riveira es el pueblo, pues quiere mostrar hacia el exterior “o meu” desde su localidad natal. El primero de los lugares que usa de plataformas para darse a conocer con el mirador de Pedra da Rá, “pois ver a posta de sol que hai alí é algo inigualable”. Luego está el Monumento, “pois sempre que vou recoller ás miñas fillas ao Bayón me gusta ver a imaxe que ofrece do meu pobo presidida por ese Cristo”. Y, por último, pero no menos importante, eligió la zona del puerto donde están amarradas las gamelas, “pois somos un pobo mariñeiro, e eso é o máis noso”. La mayor parte de esos lugares llegan a través de imágenes aéreas que le dan mucha fuerza al trabajo -el final es espectacular-, junto con escenas de la grabación en el estudio de Manu Rey en O Araño.
Maneiro reconoce que se trajo dos días a su productor a ese local de ensayo, que es una corte de vacas, para hacer los arreglos de la canción y grabarla. El propio Juan de Dios se fue desde allí a Los Ángeles-California, que es el centro neurálgico musical a nivel mundial, para mezclar y remasterizar la canción, y para seguir creciendo dentro de su labor de productor. Logró un sonido tan limpio que, a veces, resulta difícil reconocer al cantante. Uno de sus grandes objetivos de este último es promocionarse fuera de Galicia, “onde non me coñezan e non estea encasillado”.
Javi Maneiro, que tiene tras de si la gran experiencia de cuatro discos con la citada Jabon Blue, reconoce que tiene “fame de escenario” y que es eso lo que le lleva a emprender este nuevo proyecto musical, con el que quiere volver a los orígenes de la música, grabando singles. Asegura que ya ha compuesto temas para editar un disco, pero cree que eso llegará después de conseguir que una productora decida apostar por él y lanzar luego un segundo single, para a partir de febrero y marzo subirse a los escenarios para cantar. Otras canciones que siempre formarán parte de su repertorio serán el baladón con muchos sentimientos “Corazón de carballo”, y los archiconocidos “Flores en la carretera”, La última canción”, “Faro de Corrubedo”, “Juana y Juan” y otros grandes éxitos de Jabon Blue que él compuso.

Comentarios