sábado 20.07.2019

El Umia recupera la normalidad y el BNG alerta del peligro del encoro

A pesar de que las lluvias persistieron durante toda la jornada de ayer, la intensidad fue menor, y eso permitió que el cauce del río Umia vaya recuperando, poco a poco, su normalidad.
El embalse fue el viernes el centro de todas las miradas	M. Angueiraw
El embalse fue el viernes el centro de todas las miradas M. Angueiraw

A pesar de que las lluvias persistieron durante toda la jornada de ayer, la intensidad fue menor, y eso permitió que el cauce del río Umia vaya recuperando, poco a poco, su normalidad.

A pesar de ello, en Caldas mantenía ayer la alerta debido a las fuertes crecidas registradas durante la jornada del viernes que hicieron que ayer, el río continuase siendo un peligro.

Los nacionalistas piden que se libere el cauce del Umia para evitar riesgos

De hecho, Protección Civil tuvo que realizar una intervención en la inundación de un bajo en una panadería situada junto al puente. No revistió mayor complicación y los efectivos consiguieron recuperar la normalidad en poco tiempo.

Postura del bng

Lo ocurrido durante la jornada del viernes, cuando los efectivos de emergencias de toda la comarca se mantuvieron en vilo ante la posibilidad de un desbordamiento del Encoro, ha activado las voces de alarma. Los primeros en mostrarse “indignados” con lo ocurrido han sido los nacionalistas de Caldas.

Para el BNG de esta localidad, lo ocurrido demuestra “unha total falta de previsión por parte dos organismos competentes”.

Así, los nacionalistas recordaron la polémica construcción del embalse de A Baxe, así como las “innumerables irregularidades” vinculadas a aquella obra.

“O venres puido verse máis unha vez que o encoro de Caldas non só é inútil para controlar as riadas de Caldas, senón que é perigoso tal e como poideron todos os que se achegaron ata A Baxe, onde o mesmo alcalde afirmou que 40 centímetros máis de auga provocarían inundacións no centro urbano, inundacións que non se evitaron máis abaixo da Tafona, onde quedaron asolagados os baixos dalgúns edificios”.

Para los integrantes del BNG de Caldas los hechos dejaron claro que “aquelas afirmacións de Cuíña, de Fraga, do socialista Tobío —alcalde de Caldas naquel momento—, de Agustín Hernández —presidente de Augas de Galicia naquela época— nas que afirmaban cousas tales como que o inimigo do Umia era o Bloque, ou que o problema multisecular das inundacións en Caldas pasaría á historia, non foron máis que mentiras para enganar ao pobo e construír un encoro que o único que pretendía era producir electricidade para beneficiar a Cortizo SA”.

Recuerdan que en el BNG de Caldas llevan desde el año 1995 luchando contra el embalse, ya que consideran que sigue siendo un “fraude” a los vecinos, además de un “auténtico perigo”. “No inverno basta un único día de choiva para que ameace co desbordamento, e no verán proliferan as microcistinas que provocan que o río sexa un auténtico perigo para a saúde pública”.

En opinión del BNG la solución pasaría por dejar discurrir el río de forma natural, sin obstáculos, “xa que este encoro só serve para o aproveitamento eléctrico dunha empresa privada e provoca que as administracións dilapiden permanentemente cartos públicos para tentar paliar os prexuízos que causa a presa”. Por ello piden la liberación del Umia.

Comentarios