lunes 26/10/20

Un incendio en una granja apícola abandonada en Saiar provoca alarma por el fuerte viento

Un incendio en una antigua granja apícola situada en Saiar movilizó ayer a un amplio dispositivo. Ocurrió sobre las siete y cuarto de la tarde y el fuerte viento que soplaba, así como la creencia de que se trataba

El fuego dañó un alpendre en el que se acumulaban diversos objetos y que funcionó como granja apícola | oubiña
El fuego dañó un alpendre en el que se acumulaban diversos objetos y que funcionó como granja apícola | oubiña

Un incendio en una antigua granja apícola situada en Saiar movilizó ayer a un amplio dispositivo. Ocurrió sobre las siete y cuarto de la tarde y el fuerte viento que soplaba, así como la creencia de que se trataba de un fuego forestal, movilizó a un amplio dispositivo.
Protección Civil de Caldas y de Vilagarcía, personal forestal de la Xunta y los Bomberos del parque vilagarciano, acudieron a este aviso. Una vez en el punto comprobaron que no se trataba de un incendio forestal, sino en un alpendre que antiguamente fue utilizado como granja, y en el que ya no había ningún ave.
Sin embargo, en su interior sí se acumulaban restos de vehículos y otros materiales, como la madera, que aceleraron el fuego, que causó alarma en Vilagarcía y Caldas ya que la columna de humo se veía desde varios puntos. Sin embargo, los ciudadanos también pudieron constatar la rápida actuación de los efectivos, ya que al poco tiempo el incendio fue controlado y el cielo volvía a verse despejado.
Pese al viento, los efectivos actuaron de forma rápida. A su llegada, los Bomberos procedieron a desescombrar para atajar las brasas, y fue cuando localizaron los restos de asientos de coche y la madera acumulada en el alpendre, cuya estructura quedó completamente calcinada. El incendio se suma así a los dos que se registraron durante el fin de semana pasado, con algo más de veinte hectáreas quemadas en Porto do Son y Meaño. Las elevadas temperaturas, que se resisten a abandonar Arousa pese a la llegada del otoño, fueron caldo de cultivo para estos incendios. Cabe recordar que durante el año pasado la temporada de incendios se extendió hasta octubre, cuando se registró un importante calor. Los incendiarios aprovechan esta época al creer que el monte se encuentra menos vigilado.
Caída de tejas
No fue la única intervención que llevaron a cabo ayer los efectivos de Protección Civil, que a primera hora de la tarde desplazaron tres dotaciones a la Rúa Xunqueira por el derrumbe de varias tejas de una terraza. Además, los efectivos procedieron a sanear la estructura, ante el elevado riesgo de derrumbe. Para ello, utilizaron la autoescalera y dos vehículos más.
Mientras realizaba esta intervención el Servizo Municipal de Emerxencias e Protección Civil procedió a cortar todo el vial, tanto para el tráfico rodado como para los peatones, para evitar así que se vieran afectados en caso de que se produjese la caída de alguna teja.
A última hora también tuvieron que sofocar un incendio cerca del poblado de Berdón. l

Comentarios