• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Malestar en Amil tras los cambios en la adjudicación de puestos con décadas de antigüedad

Los cambios realizados por la nueva comisión de fiestas de Amil en la adjudicación de los puestos ha generado un gran malestar entre vendedores que llevan décadas acudiendo a la cita, y que consideran que, por antigüedad, cuentan con unos derechos adquiridos.

Malestar en Amil tras los cambios en la adjudicación de puestos con décadas de antigüedad
La romería de Amil congrega a miles de personas cada año | g.s.
La romería de Amil congrega a miles de personas cada año | g.s.

Los cambios realizados por la nueva comisión de fiestas de Amil en la adjudicación de los puestos ha generado un gran malestar entre vendedores que llevan décadas acudiendo a la cita, y que consideran que, por antigüedad, cuentan con unos derechos adquiridos.
Las críticas ya comenzaron a sonar hace meses, cuando el presidente de la comisión organizadora llamó a los adjudicatarios para informarles de que sus puestos ya no irían en el mismo lugar, al entrar en el reparto una pulpería de renombre que, hasta ahora, nunca había estado en la romería de Amil y que desde este año cuenta con puestos destacados. Ya entonces, los perjudicados preguntaron a los organizadores sobre los criterios que se siguieron en la adjudicación, pero no obtuvieron ninguna respuesta.
Sin explicación
La romería ya está en marcha y adjudicatarios que llevaban décadas con el mismo puesto han tenido que trasladarse a lugares que consideran menos vistosos. Aseguran que las pérdidas son evidentes, ya que la actividad en las nuevas zonas no es tan intensa. Pero, sobre todo, están molestos porque no entienden la razón de los cambios. Este medio intentó, sin éxito, ponerse en contacto con la comisión para conocer su versión de los hechos. Los afectados consideran que la antigüedad, el criterio que se siguió hasta ahora, debería prevalecer, pero se encuentran desamparados y algunos se están planteando si regresar a la romería el próximo año. Amil es la cita por excelencia para los que se dedican a la venta de rosquillas o pulpo.