jueves 26/11/20

Piden tres años de cárcel para Rafael Louzán y Luisa Piñeiro por delitos de fraude y prevaricación

Ambos se sentarán en el banquillo mañana por los sobrecostes de la obra del campo de fútbol de Moraña
Louzán y Piñeiro inauguraron las obras en agosto de 2013 | d.a.
Louzán y Piñeiro inauguraron las obras en agosto de 2013 | d.a.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Pontevedra acoge mañana la vista en la que se juzga al expresidente de la Diputación, Rafael Louzán, y a la actual delegada territorial de la Xunta en Pontevedra, Luisa Piñeiro, por un presunto delito de prevaricación y fraude por unas obras en el campo de fútbol “O Buelo”, en Moraña, cuando Piñeiro era todavía alcaldesa de la localidad. Esta causa es una pieza separada de la conocida como “Operación Patos” y sentará en el banquillo no solo a Louzán y Piñeiro, sino también a otras seis personas.

En el escrito de Fiscalía se piden tres años de cárcel para Louzán y Piñeiro y el director de Infraestructuras Manuel G.J., así como nueve años de inhabilitación especial para el empleo de cualquier cargo público. Para el resto las penas oscilan entre los dos y los tres años de prisión.

Los hechos a juzgar se remontan al año 2011 cuando se firmó el convenio de colaboración entre el Concello de Moraña y la Diputación para la ejecución de unas obras de mejora en “O Buelo” que superaban el millón de euros y para las cuales se concedió una subvención discrecional del presidente provincial. Los trabajos fueron adjudicados en Xunta de Goberno de la Diputación a la empresa Eiriña S.L. Dos años después la Diputación aprobó modificar el proyecto para, según asegura la Fiscalía, abonar unos 86.000 euros a la constructora después de que hubiese realizado obras no contratadas y fuera del proyecto aprobado a petición del propio Concello de Moraña.

Según el fiscal, ante la negativa de los técnicos de la Diputación de abonar ese incremento, los acusados “idearon un sistema artificioso, en fraude de ley, tendente a abonar a la empresa Eiriña el importe que reclamaba sobre el presupuesto aprobado”.

En el escrito de Fiscalía se expone ese sistema y se dice que para hacer frente a ese pago requerido por Eiriña Luisa Piñeiro solicitó una nueva subvención para “melloras no vestuario e graderío do campo de fútbol” con un proyecto que hacía referencia a obras que ya se habían ejecutado. Esa subvención se concedió en Xunta de Goberno de la Diputación y, según el fiscal, ya con la intención de adjudicar al proyecto a Eiriña. Aún así se ideó un proceso negociado y sin publicidad en el que se invitó a otras dos empresas cuyos administradores, según el fiscal, eran conocedores de lo que ocurría y que, por lo tanto, presentaron sus ofertas de tal forma que la de Eiriña fuese la más ventajosa. Los propietarios de esas dos empresas también estarán sentados mañana en el banquillo.

Para el fiscal loshechos son constitutivos de un delito de prevaricación y también de fraude y enteiende que Rafael Louzán es el autor del mismo, mientras que Luisa Piñeiro y otros cuatro acusados son “cooperadores necesarios”.

      La propia Luisa Piñeiro aseguraba ayer que se encontraba tranquila y que toda la documentación requerida fue facilitada a la justicia. Mañana hablará ante el juez.

Comentarios