domingo 08.12.2019

El conselleiro recorre las zonas anegadas para buscar solución a los desbordamientos

Casi por sorpresa y sin ninguna publicidad previa, el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, aprovechó ayer una visita matutina a Padrón para desplazarse después a Valga .

Una vecina de A Devesa (Campaña) ante una finca de su propiedad completamente inundada por la riada del lunes	M. ANGUEIRA
Una vecina de A Devesa (Campaña) ante una finca de su propiedad completamente inundada por la riada del lunes M. ANGUEIRA

Casi por sorpresa y sin ninguna publicidad previa, el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, aprovechó ayer una visita matutina a Padrón para desplazarse después a Valga y comprobar los efectos de las riadas del día de Reyes. Lo hizo acompañado por el director de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, y por varios técnicos de su departamento, que recorrieron los puntos más conflictivos guiados por el regidor, José María Bello Maneiro, y por el teniente alcalde. Estos insistieron en la necesidad de ejecutar obras para contener los desbordamientos de los ríos y regatos del municipio, unos trabajos que requieren una inversión cercana a los 900.000 euros, según el proyecto del que dispone desde hace tiempo la administración autonómica. El elevado coste es el gran obstáculo, reconoce Maneiro, que no se resigna a que las obras puedan ejecutarse durante este año. “Quedamos en volver a falar”, dice refiriéndose al conselleiro.
Pero lo más urgente, a juicio del alcalde, es limpiar los cauces. Bello Maneiro instó a los responsables de Medio Ambiente y Augas de Galicia a que autoricen de forma “inmediata” y “urxentísima” tareas de limpieza en los ríos Valga y Louro, ya que “hai árbores no medio” y las corrientes han arrastrado materiales y sedimentos que dificultan la evacuación del agua. “Nalgúns puntos a  metade do río está chea de arrastres”, comenta el alcalde.
En su ruta por el municipio, los mandatarios autonómicos y locales acudieron a puntos como Pontevalga, Baño y su confluencia con la PO-548 (carretera que el lunes quedó cortada al tráfico durante toda la mañana ya que estaba totalmente inundada), Souto o A Devesa. Esta última era una parada obligada ya que fue una de las aldeas más damnificadas por los últimos desbordamientos del río Valga y del regato do Soutiño, que dejó la zona prácticamente incomunicada. El proyecto que trata de impulsar el Concello prevé la ejecución de la segunda fase de ampliación de este arroyo, cuyas aguas anegan periódicamente el núcleo de A Devesa, afectando a la capilla y a las viviendas de la zona, cuyos propietarios ya tienen casi como rutina tapiar sus casas cada vez que sube el cauce. El conselleiro lo comprobó ayer, cuando todavía quedaba alguna tapia en las puertas. “Están prevenidos”, afirmó Hernández. En otro de los lugares que visitó, Casanova (donde los desbordamientos del Louro dejan cercadas varias casas), una vecina reclamó al conselleiro que “nos solucione isto”, en referencia a los trastornos que les acarrean las riadas.
Al margen de las acciones puntuales que puedan acometerse en Valga, Hernández recordó ayer que Augas de Galicia está elaborando los mapas de riesgo e inundaciones de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa. Esta iniciativa conlleva el estudio de los efectos de las lluvias en 543 kilómetros de ríos. Se prevé que en abril los mapas estén listos para su exposición pública, con el objetivo de disponer de los planes de gestión de las zonas inundables a finales de 2015.

Comentarios