martes 22.10.2019

El abandono de parcelas privadas lastra la limpieza integral del monte en Vilagarcía

Mari Carmen Piñeiro asume de forma provisional la presidencia de la Mancomunidade tras la marcha de Abuín

Labores de extinción en un incendio registrado en un monte de Vilagarcía | g. salgado
Labores de extinción en un incendio registrado en un monte de Vilagarcía | g. salgado

El abandono de parcelas privadas es el principal escollo con el que se encuentran las comunidades de montes para tener totalmente limpia la superficie forestal con la que cuenta Vilagarcía. Mari Carmen Piñeiro, presidenta de los comuneros de Trabanca Sardiñeira, asume de forma previsional el cargo de presidenta de la Mancomunidad de Montes tras la dimisión de Xurxo Abuín. Es ella la que explica que aunque existe una norma vigente que obliga a los propietarios a tener limpias sus parcelas esta es una obligatoriedad que se da de bruces con la realidad. “Galicia é unha zona de minifundismo. Moita xente herdou as parcelas e nin sequera sabe cales son as súas e cales non. Outros moitos nin sequera viven aquí, daí que sexa moi complicado que as teñan limpas”, explica la responsable.

En todo caso Mari Carmen Piñeiro considera que en lo que respecta a la situación de los montes comunales de Vilagarcía esta está “bastante ben”. De hecho recuerda que en los últimos dos años se han acogido a las ayudas convocadas por el Concello de Vilagarcía en materia de limpieza de montes y que sirven, sobre todo, para que las zonas estén limpias de cara a una posible situación de incendio. “Ninguén está libre, é certo”, replica.

Manifiesta que las actuaciones de desbroce se realizan en aquellas zonas próximas a las pistas y a las casas para que, ante una situación de incendio, sea mucho más difícil que las llamas se propaguen.

Mari Carmen Piñeiro incide en que la Mancomunidad de Montes volverá a concurrir a las ayudas que pueda sacar en un futuro el Concello. “Unha vez que publiquen as bases pois volveremos a presentar proxectos”, explica.

Lo cierto es que han sido precisamente estas subvenciones, exigidas por el BNG en su negociación con los dos últimos presupuestos, las que han posibilitado la limpieza no solo del terreno comunal, sino también la reforestación de algunos espacios con especies autóctonas e incluso la construcción de un aljibe en Trabanca Sardiñeira que, en caso de incendio, pueda servir de suministro para los bomberos en sus tareas de extinción.

Lo cierto es que la amenaza de los incendios sobrevuela siempre a los montes arousanos. El año pasado las llamas afectaban al monte Xiabre, principal víctima en numerosas ocasiones del terrorismo incendiario. La limpieza, dice Piñeiro, siempre es importante para evitar una propagación aún más rápida.

Comentarios