lunes 30/11/20

Accidentes y árboles caídos en una jornada ajetreada por el temporal

Una conductora resultó herida leve tras empotrar su vehículo contra una fachada en la calle Celso E. Ferreiro

Una noche movida y con un sinfín de intervenciones. El temporal que azotó la comarca en la madrugada del sábado al domingo dejó un reguero de incidencias en la localidad, lo que mantuvo en vilo a los servicios de Emerxencias durante horas. Accidentes y caídas de árboles y losetas fueron la tónica de una jornada ajetreada que, eso sí, se saldó sin problemas de consideración. 

Los servicios de emergencias atendieron tres accidentes en apenas 12 horas. El primero de ellos se registró a última hora del sábado en la Avenida de Rubiáns cuando un turismo que circulaba dirección Pontevedra se salió de la vía e impactó contra la parte trasera de un remolque de camión aparcado en la zona. El conductor no sufrió heridas. Ya pasada la una y media de la madrugada se registró otro siniestro en la rotonda de Fontecarmoa. Fue también una salida de vía y sin heridos. 

El suceso más aparatoso tuvo lugar ya ayer por la mañana en la confluencia de las calles Celso Emilio Ferreiro y Fariña Ferreño, en el centro de la localidad. El choque de dos vehículos provocó que uno de ellos impactase contra la fachada de uno de los edificios del lugar. No hubo heridos, pero dado que por el choque se vio afectado el cierre del edificio queda pendiente de ser valorado para evitar posibles desprendimientos.

A mayores de los accidentes registrados durante el fin de semana el temporal y las fuertes lluvias y viento dejaron un reguero de incidencias en diferentes puntos. Así pues los servicios de Emerxencias tuvieron que retirar un árbol caído en la carretera de O Pousadoiro. También hubo varias vallas caídas de una obra en la avenida Valle-Inclán. Además se registró un desprendimiento en la Avenida de Vilanova con caídas de cristales a la vía pública desde una vivienda deshabitada. Emerxencias se encargó de sanear la zona para evitar males mayores sobre la calzada.

Ya pasadas las doce de la noche hubo aviso de que había ramas de árboles entorpeciendo la circulación en la PO-549 a la altura de la rotonda de O Rial. Protección Civil las retiró para que no impidiesen la normal circulación de vehículos. A la una menos cuarto de la madrugada se actuó en un tendido telefónico dañado por el viento en Trabanca Sardiñeira y cinco minutos después hubo otro aviso para algo similar por un tendido eléctrico chispeando en la Avenida de Vilanova.

También de madrugada acudió Emerxencias a Carril por desprendimientos en una fachada y ayer terminaba el día con un accidente sin heridos en la Rúa Corvo.

Comentarios