miércoles 03.06.2020

Acepta cuatro años y nueve meses de prisión por maltratar y agredir sexualmente a su pareja

El acusado admitió los hechos, ocurridos en Vilagarcía de Arousa, de forma continuada, entre los años 2014 y 2018
Acepta cuatro años y nueve meses de prisión por maltratar y agredir sexualmente a su pareja

Un joven aceptó ayer ser condenado a 4 años y 9 meses de prisión por maltratar y agredir sexualmente a su pareja, de manera habitual entre los años 2014 y 2018, en Vilagarcía. El juicio, que se resolvió mediante un acuerdo de conformidad, se celebró en la Audiencia de Pontevedra y fue el primero en ella desde que se decretó el estado de alarma.

El acusado, M.A.R.T., no declaró ante el tribunal pero sí reconocido en su integridad los hechos que se le imputaban en el escrito de acusación. En virtud de este acuerdo, la Fiscalía, que inicialmente solicitaba 22 años de cárcel, valoró la circunstancia atenuante de drogadicción que provocó que el acusado tuviera “afectadas” sus facultades en el momento de los hechos; así como la reparación del daño, tras haber consignado 4.500 euros para indemnizar a la víctima. El pacto entre las partes fija una pena de 4 años y 6 meses de cárcel por un delito continuado de agresión sexual y tres meses de prisión por un delito de maltrato habitual. También 20 días de trabajo a la comunidad por cada uno de los tres delitos de lesiones y una multa de unos 360 euros por dos delitos de coacciones graves. Además de medidas de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima, el acusado deberá estar cinco años en libertad vigilada una vez haya salido de prisión.

La defensa del joven pidió la suspensión de la condena, petición a la que el fiscal no opuso “siempre y cuando” cumpla con el programa específico de tratamiento del maltrato y “lleve buena evolución en él y no haya ninguna regresión”. Sobre ello decidirá el tribunal.

Hechos admitidos

Los hechos que figuraban en el escrito de acusación, ahora reconocidos por el acusado, indican que, entre los años 2014 y 2018, “de una manera cada vez más intensa” este insultó y menospreció a su pareja, a la que conoció cuando ambos eran menores de edad. Además, la amedrentaba diciéndole que la iba a agredir o a difundir fotos y vídeos de ella de contenido sexual y le propinaba bofetadas, golpes, patadas y tirones de pelo.

A mayores, “con el ánimo de controlarla y someterla a su voluntad”, revisaba su teléfono y controlaba sus redes sociales. Tampoco le dejaba salir con sus amigos y la golpeaba cada vez que no quería mantener relaciones sexuales, lo que llegó a crear en la joven un “temor y medio constante” hacia su pareja, que acababa cediendo a sus pretensiones por miedo o para que cesasen los golpes. l

Comentarios