domingo 12.07.2020

Agresiones y presencia policial en una reunión de mariscadoras en Carril

Tensión máxima en el seno de la Cofradía de Carril. Gritos, agresiones, presencia policial y un desmayo fueron protagonistas de la asamblea convocada para la jornada de ayer. Los ánimos ya estaban caldeados desde hace días

María Jesús González Culler y José Luis Villanueva durante una Xunta Xeral en la Cofradía | d.a.
María Jesús González Culler y José Luis Villanueva durante una Xunta Xeral en la Cofradía | d.a.

Tensión máxima en el seno de la Cofradía de Carril. Gritos, agresiones, presencia policial y un desmayo fueron protagonistas de la asamblea convocada para la jornada de ayer. Los ánimos ya estaban caldeados desde hace días, con la decisión sobre despidos planeando sobre los miembros del Pósito. El patrón mayor, José Luis Villanueva, apuntó que acudió a la asamblea para presentar la nueva asistencia técnica y también a la nueva secretaria y que fue una de las mariscadoras de la oposición la que insistió “por activa e por pasiva” en tratar el tema de los despidos en el orden del día. “Díxenlle que o que circulaba polas redes era falso, que a decisión sobre os despidos non estaba tomada e que se quería falar dese asunto tiña a quenda de rogos e preguntas”, indica el patrón.


Villanueva incidió en que la oposición “botoume un pulso”, que la asamblea se fue totalmente de las manos y que “houbo que suspendela de inmediato”.


Lo cierto es que en el marco de la reunión se registraron agresiones confirmadas tanto de un bando como del otro y la mariscadora y expresidenta de la Xestora, María Jesús González Culler, tuvo que ser atendida en una ambulancia por un ataque de ansiedad tras una discusión acalorada con otros miembros de la agrupación. Otra mariscadora, apunta el patrón, recibió golpes y tirones de pelo y tuvo “que ir ao médico”.
 

“Tomaranse medidas”

Ante esta situación José Luis Villanueva matizaba ayer que “non vou consentir que pasen este tipo de cuestións” y advirtió que lo vivido en la asamblea de ayer “non é tolerable baixo ningún concepto”. De hecho apuntó en este sentido que “non me vai temblar o pulso para tomar as medidas que marque a lei e que me permita a Xunta directiva”. Por lo tanto no se descarta que se abran expedientes disciplinarios a los protagonistas de una reunión que terminó en todo menos en acuerdo y diálogo.


Lo cierto es que están siendo meses muy duros en el seno de la Cofradía de Carril que, hace casi un año, se veía enfrentada a unas nuevas elecciones por la dimisión en cadena de la mayoría de los miembros de la Xunta Xeral. Meses después José Luis Villanueva volvería a erigirse como patrón mayor, pero con los mismos choques internos.

Comentarios