lunes 30/11/20

El alcalde de Cuntis pide precaución tras el aislamiento de un aula en Don Aurelio por un contagio

Los padres de 2º de Bachiller del IES Castro Alobre emprenden la lucha para que las clases sean por la mañana
Familias del Castro Alobre protestando por la semipresencialidad | MÓNICA FERREIRÓS
Familias del Castro Alobre protestando por la semipresencialidad | MÓNICA FERREIRÓS

El alcalde de Cuntis, Manuel Campos, pide a los vecinos que extremen la precaución, ante nuevos contagios en el municipio. Uno de ellos afecta a una alumna del CPI Don Aurelio y mantiene un aula cerrada, Campos Velay señala que el aumento de casos en el municipio es menor que en otros del entorno, pero así se muestra preocupado con los datos.

“Temos que ser capaces de anticiparnos e conter a cadea de contaxios nestes momentos para evitar a aplicación de medidas moito más drásticas”, asegura el regidor socialista, que anuncia que la Policía Local y la Guardia Civil incrementarán la vigilancia en todos los establecimientos.

El aumento de contagios afectan también a otros concellos de Ulla- Umia, según dio a conocer el alcalde de Cuntis. En O Salnés, Vilagarcía entró en zona roja al tener más de 21 contagios durante la semana. Ayer, la capital arousana registró cinco nuevos contagios, situándose en los 48 casos activos. En Vilanova, que se encuentra en el nivel dos, fueron tres los contagios registrados en las últimas 24 horas, por lo que son ya 24 casos; mientras que en Meis, otro de los concellos con restricciones, se tuvo conocimiento de un caso más, sumando ya nueve; en Cambados hay dos menos, que suman un total de 20 y en Sanxenxo hay tres más, por lo que se sitúan en 17 casos.

En el conjunto del área sanitaria, se mantiene la tendencia al alza, con 54 nuevos contagios que elevan a 457 los casos activos, lo que supone un incremento de 41 con respecto a la jornada anterior. La mayor parte se encuentran en sus domicilios, pero 21 están hospitalizados, cuatro de ellos en el centro de Ande y cuatro se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos. Además, trece superaron el virus en las últimas horas.

En el área de Santiago- O Barbanza son 719 los casos activos, 33 más que el sábado, aunque hay que contabilizar el fallecimiento en el CHUS de un hombre de 75 años que presentaba patologías previas. Sin embargo, los contagios registrados en las últimas horas suman 77, tras producirse 44 altas. En cuanto a las hospitalizaciones, bajaron a 33 y 8 están en la UCI.

Relacionado con la pandemia están los cambios producidos en el diseño del curso escolar, especialmente en los institutos. Modificaciones que, en algunos casos, provocan el malestar de la comunidad educativa. Lo que parecía una batalla ganada en el IES Castro Alobre se ha convertido en una pesadilla para numerosas familias con hijos en el último año de instituto. Los jóvenes suman este año al estrés por la preparación de las pruebas de acceso a la Universidad, las condiciones especiales sanitarias y los cambios en los horarios que les obligan a reprogramar buena parte de sus jornadas.

Y es que al empezar el curso, les dijeron que sería semipresencial. Luego llegaron a tener clase por la mañana y, finalmente, y tras una lucha por la presencialidad, la Xunta acabó cediendo, pero imponiendo un horario por la tarde. La situación obliga a los escolares a estar en el aula hasta las nueve y media de la noche, pero también a reprogramar sus actividades.

Así, los que tenían clase en la Escuela de Idiomas, o refuerzo de algunas asignaturas, tuvieron que modificar los horarios en los casos en los que fue posible. También las familias se ven afectadas por esta situación y la conciliación se dificulta en el caso de aquellos que trabajan. Los padres insisten en que las condiciones ya son bastante “adversas” para los jóvenes y piden a la administración que lo tenga en cuenta.

Lo que no entienden las familias de 2º de Bachillerato del Castro Alobre es por qué durante estos meses no se buscaron soluciones alternativas. El Concello ofreció la posibilidad de ubicaciones alternativas, para poder garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad. Las aulas prefabricadas son otra opción en un centro que no dispone de banda ancha, lo cual merma la posibilidad de una formación online completa. Las familias se reúnen hoy con el gobierno local, que está dispuesto a colaborar pero recuerda que la competencia es de la Xunta. El claustro tampoco apoya el horario de tarde. Por ello, todo indica que la comunidad educativa trasladará su malestar a la Xunta. l

Comentarios