lunes 16.12.2019

Los alcaldes claman contra la falta de médicos y el precario estado de la sanidad

En O Grove advierten de que valoran retomar las movilizaciones y en Ribadumia ya recogen firmas
Los vecinos de O Grove podrían volver a salir a la calle para reclamar más médicos | mónica ferreirós
Los vecinos de O Grove podrían volver a salir a la calle para reclamar más médicos | mónica ferreirós

Los alcaldes de las comarcas de O Salnés y Ulla Umia centran en estos momentos buena parte de sus esfuerzos en reclamar más medios y personal para los centros de salud. La situación de la sanidad, que los regidores no dudan en calificar de “deficiente” o incluso como propia “de antes dos anos oitenta”, es una de las preocupaciones más grandes de los vecinos arousanos y de sus representantes.

La situación más crítica se produce en aquellos municipios más pequeños, en los que ya hay menos personal durante el resto del año y que ahora se ven ahogados por la no cobertura de bajas y vacaciones. Es el caso de A Illa, donde debería haber tres médicos pero en la actualidad hay uno. Recientemente se dio la situación de que solo hubo un médico de nueve de la mañana a una de la tarde. “Despois hai que ir a outros lados”, explica el alcalde, Carlos Iglesias, realmente indignado con la situación. “A sanidade na Illa é deficiente completamente. A Xunta non cubre as vacantes e ten os centros sen atender”, asegura el regidor, preocupado especialmente por aquellas personas mayores o con problemas de movilidad que, en el caso de quedar sin servicio, tienen verdaderos problemas para desplazarse a otros municipios. “Os PACs están moi ben, pero hai que ter médicos nos centros de saúde”, asegura Iglesias, que considera que el estado de la Atención Primaria “é peor que hai décadas” pese a que es un servicio “absolutamente fundamental nos pobos”.

Comparte diagnóstico su compañero de partido, José Antonio Cacabelos. En O Grove un médico de Urgencias llega a atender en un solo turno a ochenta pacientes y los del PAC doblan turnos para cubrir las vacantes, pese a que están sin refuerzo. Una situación que llevan meses denunciando y que ahora se agrava al multiplicarse la población en verano. Ayer mismo, en el centro de salud un cartel informaba de que solo de los seis médicos con plaza pasaban consulta. “É un problema moi serio. Xa nos dixeron moitas cousas e non fixeron nada. A Atención Primaria non está funcionando”, sentencia Cacabelos.

“Estamos incómodos con esta situación porque a poboación non está recibindo o servizo adecuado”, asegura David Castro, alcalde de Ribadumia, que en estos momentos cuenta solo con un médico de los dos que están en plantilla y el problema podría agravarse por la jubilación de uno de los facultativos. Pendientes también están de reponer el servicio de pediatría, lo que podría resolverse en breve.

En Portas la situación es idéntica a la de Ribadumia. El alcalde, Ricardo Martínez, reconoce que “o ideal sería que se sustituisen” a los facultativos que están de vacaciones. “A falta nótase”, asegura el alcalde, que sostiene sin embargo que el problema se da “en toda España” y también en otros ámbitos, como las empresas privadas o el propio concello “cando hai funcionarios de vacacións”.
Más incisivo es el alcalde de Caldas. El centro de salud termal cuenta en estos momentos con dos médicos, frente a los seis que debería haber, lo que provoca que las quejas por el servicio sean algo regular. “Completos non estamos nunca”, lamenta el regidor socialista. En estos momentos, dos de los facultativos están de baja y otros dos de vacaciones, pero la inestabilidad es continua, dice Rey, agravándose en el verano. “É unha vergoña”, señala el alcalde, que califica de “sorprendente” la falta de actuación del Partido Popular local. “Parece o silencio dos corderos”, ironiza. “Están a voltas co centro médico novo. Se non hai médicos, ¿para que queremos as instalacións?”, se pregunta el alcalde de Caldas.

En Catoira, el alcalde, Xoán Castaño, está pendiente de una reunión con la gerencia de la EOXI, que ayer sin embargo recibió al portavoz del PP, Iván Caamaño, que asegura que está a punto de solucionarse la falta de médicos en el centro de salud.

Medidas a tomar
Ante esta situación, los alcaldes no dudan en que ya es hora de un cambio de actitud por parte de la Consellería de Sanidade. “Eu creo que xa está ben. Hai que dicir basta, ata aquí. Non é a vía a seguir. Estamos a falar de saúde”, clama el alcalde de A Illa. En Ribadumia, llevan tiempo recogiendo firmas entre los usuarios. Hoy trasladarán este malestar al gerente de la EOXI. “O goberno do Grove está falando de retomar as mobilizacións. Non é de recibo”, dice Cacabelos. Juan Manuel Rey, sin embargo, se resigna: “O nivel de fastío é tal que xa non hai nin vontade de queixa”.

Comentarios