domingo 18.08.2019

Un alijo de 150 kilos de cocaína incautado en Portugal desató la operación arousana

Un presunto miembro de la organización fue localizado en julio al volante de un turismo cargado con la droga en paquetes
Agentes de la investigación y del Usecic ante el domicilio registrado en Cambados a primera hora de la mañana del lunes | mónica ferreirós
Agentes de la investigación y del Usecic ante el domicilio registrado en Cambados a primera hora de la mañana del lunes | mónica ferreirós

La operación contra el narcotráfico que la Guardia Civil desarrolla desde el pasado lunes en O Salnés se desató en el mes de julio tras sorprender a un presunto miembro de la organización al volante de un turismo cargado con 150 kilos de cocaína. El secreto de sumario que pesa sobre las actuaciones sigue vigente, pero el último balance de arrestados ascendía a nueve, considerando al cambadés Manuel Osorio Grande como presunto cabecilla y con vecinos de otras localidades arousanas como Meaño, Ribadumia o Vilanova engrosando el listado de acusados policialmente.

El dispositivo forma parte de meses de trabajo realizado por el Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) de Galicia y supondría la segunda fase de un dispositivo destinado a desarticular una importante red dedicada al tráfico de estupefacientes en Galicia y seguramente con conexiones con otras regiones e incluso el país luso. De hecho, un arresto realizado en Portugal desató la sucesión de detenciones y registros domiciliarios vividos estos días en la comarca.

A mediados de julio se interceptó a un presunto miembro de la banda a bordo de un todoterreno en el que los agentes hallaron un alijo de unos 150 kilos de cocaína dispuesta en paquetes. El hombre es natural de otra comunidad autónoma, pero al parecer reside en Galicia desde hace tiempo.

Detalles
A raíz de este hallazgo se dio inicio a la preparación del dispositivo para poner fin a la actividad delictiva atribuida a este grupo y en el que más de una decena de personas estuvieron bajo sospecha de los investigadores. No obstante, el último balance del que se tiene constancia es que hay nueve arrestados a raíz de la fase desarrollada en Arousa.
Entre ellos destaca el considerado como presunto cabecilla, el cambadés Manuel Osorio Grande, de unos 40 años de edad, y que fue detenido el lunes en Ribadumia. Su nombre salió a la luz pública porque en su día estuvo salpicado por la operación Campeón; un mediático proceso sobre el supuesto fraude de subvenciones públicas y tráfico de influencias.


En este caso, se vio señalado como un presunto testaferro del ya fallecido empresario lucense Jorge Dorribo para el que, se sospechó, pudo mediar en la realización de facturas, en la compra de una embarcación de alta velocidad e incluso en la puja de una propiedad vinculada a la familia del clan de los Charlines.

Edades entre los 40 y los 25
En la nómina de arrestados aparecen otros gallegos y muchos de ellos naturales de la comarca saliniense; de poblaciones como Ribadumia, Meaño o Vilanova de Arousa, y jóvenes, muchos de los cuales son considerados como nuevos en el negocio, pues oscilan entre los 40 y los 25 años de edad. Todos fueron trasladados a la Comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra a la espera de recibir la orden del juzgado instructor de la causa, que está fuera de Galicia y que por el momento no se ha precisado de dónde procede. Y es que sobre el operativo pesa una orden de secreto de sumario y tanto la administración judicial como la policial guardan silencio en aras de salvaguardar la investigación.

Dinero y documentación
Cabe recordar que el dispositivo a pie de calle se desarrolló el pasado lunes cuando agentes de ECO, con apoyo de la unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic), realizaron registros en domicilios ubicados en pleno centro de Cambados y Vilanova de Arousa, así como en una nave ubicada en O Facho, en la capital del albariño, y en un garaje del céntrico edificio Lara de Vilagarcía, entre otras localizaciones.


Por el momento, que haya trascendido, los guardias se incautaron de dinero y diversa documentación que buscar concienzudamente empleando incluso herramientas de obra para buscar escondites en muros y paredes. También intervinieron un coche y precintaron otro aparcados en un taller de reparación y que presuntamente pertenecerían a integrantes de la organización.

Comentarios