martes 07.07.2020

Amigos de Galicia dejará a familias sin atender y a 12 personas en el paro tras la prohibición de Sanidad

La Fundación reconoce que la nave no cumple con los requisitos y no almacenará más alimentos perecederos
El director general de Amigos de Galicia, Jesús Busto | mónica ferreirós
El director general de Amigos de Galicia, Jesús Busto | mónica ferreirós

La prohibición dictada por Sanidade que impide almacenar alimentos perecederos en la nave que Amigos de Galicia tiene en la calle López Ballesteros provocará que la entidad benéfica deje de prestar servicio a miles de personas en Galicia. Así lo reconocía ayer el director general de la Fundación, Jesús Busto, en una comparecencia pública en la que reconocía que el almacenaje no se estaba haciendo con las garantías sanitarias adecuadas y que fue “nuestra buena voluntad los que nos ha llevado a crecer en demasía sin contar con los medios oportunos”.

Las malas condiciones sanitarias de las instalaciones vilagarcianas impiden a la entidad seguir con la recogida, almacenaje y reparto de alimentos y, por lo tanto, llegar a tantas personas como lo hacían hasta ahora (37.456 en el año 2019, según sus propios datos). ¿Qué se hará ahora? Pues Jesús Busto incide en que se están buscando soluciones. Una de ellas, plantea, es habilitar tarjetas de crédito válidas para canjear en establecimientos con los que la Fundación tenga un convenio y que las personas necesitadas acudan a este punto a adquirir los alimentos frescos. No obstante, es un procedimiento todavía en estudio. No obstante la Fundación dejará de recibir alimentos de empresas y firmas que se los proporcionaban hasta ahora. “Eso se acabó”, advirtió.

Las primeras consecuencias de la prohibición de Sanidad influyen en el reparto y también en las 12 personas que trabajaban hasta el momento en la nave de López Ballesteros y que ahora se irán al paro. La denuncia ante Fiscalía, explicó Busto, fue interpuesta por dos personas que colaboraban con la entidad a través del programa de reinserción social. “Un servicio que también vamos a dejar de prestar”, aseguró el director general.

Las prohibiciones
Por el momento en la Fundación desconocen si Sanidad les interpondrá algún tipo de multa por la situación de la nave que, a partir de ahora, se utilizará para almacenaje general. Busto explicó que la decisión tomada por la autoridad competente viene dada porque “no tenemos trazabilidad de los productos, tampoco se nos autoriza el etiquetaje de productos o de las donaciones procedentes de la pesca deportiva”. Eso sí, aseguró que “nunca se ha dado un caso de intoxicación y los productos repartidos siempre estaban en buen estado”. De hecho negó distribuir productos caducados, aunque manifestó que sí se repartían con “fecha de consumo preferente corta”, advirtiendo siempre de esta circunstancia a los beneficiarios. Busto reconoció que la nave de López Ballesteros “no reúne las condiciones adecuadas” y que incluso hay “heces de roedores, aunque tenemos plan para controlarlos”. La Fundación ya se puso en contacto con los ayuntamientos con los que tiene convenio de colaboración para intentar gestionar una red de ayudas y han lamentado la “mala imagen” que esta situación puede provocar en la entidad a nivel de la comunidad.

Comentarios