La ANPA de Carril pide a Educación que cese a la dirección por su “mala praxis”

En un durísimo escrito de siete páginas la ANPA del colegio Rosalía de Castro de Carril solicita formalmente a la Consellería de Educación el cese inmediato de la dirección

La ANPA de Carril pide a Educación que cese a la dirección por su “mala praxis”

En un durísimo escrito de siete páginas la ANPA del colegio Rosalía de Castro de Carril solicita formalmente a la Consellería de Educación el cese inmediato de la dirección del centro educativo. La decisión de pedir la expulsión de las tres personas que componen el equipo directivo la adoptó la Asociación de Nais e Pais de Alumnos hace unos días en el marco de una asamblea ordinaria. Sus argumentos para exigir el cese de la dirección o, también, “su dimisión por dignidad”, se basan en los diferentes problemas que ha tenido este colegio a lo largo de todo el curso escolar e incluso en el pasado y que afectaban, dice la ANPA, a la “seguridad y salud de nuestros hijos”. 
El colectivo de padres entiende que fue la “permisividad y hostilidad de los máximos responsables de este centro educativo los que permiten que nuestros hijos estén en aulas inseguras y hagan uso de sanitarios insalubres y agua contaminada, por lo que no deberían seguir en su cargo”. La ANPA incide en que, en el caso concreto del agua (con niveles de hierro por encima de lo recomendado para el consumo humano) se les ocultó información por parte de la dirección sobre el resultado de las primeras analíticas. Una información que, según la Asociación, también les omitió el propio concejal de Educación, Miro Serén. “Nos llamó y omitió lo más importante: La insalubridad. Solo nos dijo que el agua no tenía cloro”, dicen desde la ANPA.
Argumentan que se permitió que “nuestros hijos bebiesen durante tres días más como si nada ocurriese un agua que no era apta para el consumo humano, llegando a servírsela ellas mismas en el comedor escolar”.
La asociación de padres denuncia que desde la dirección nunca estuvieron de su lado a la hora de promover reivindicaciones ante la Xunta por el mal estado de las instalaciones educativas como, por ejemplo, los problemas surgidos en los baños o, ya el curso pasado, la polémica respecto de los horarios del comedor.
Actitud “autoritaria”
La ANPA defiende que sus demandas fueron siempre movidas por “el amor a nuestros hijos, su seguridad y su salud” y advierten que del lado de la dirección del centro siempre encontraron “malas caras” y que incluso en una ocasión “llegaron a meternos en la sala de fotocopias y pidiéndonos que ‘falemos baixiño”.
    Las denuncias de la ANPA respecto de las tres personas que conforman el equipo directivo del colegio de Carril todavía van más allá. De hecho, y dado que también son docentes, aseguran que “se exceden en autoritarias y malas formas hacia nuestros hijos”, de ahí que entiendan que el cargo que ostentan “se les viene grande”.
El claustro
Al escrito de la ANPA contestaba este mismo lunes el claustro de profesores del centro que comunicaba, en una nota enviada a través de los niños a las casas, su “apoio total ao actual equipo directivo tanto nas súas funcións docentes como en todo o que compete á xestión de funcionamento do mesmo”. Mostraron su rotundo rechazo a todos los puntos del escrito de la ANPA. l