Arousa para y toma la calle en el más multitudinario y reivindicativo 8-M

Un 8 de marzo histórico. No se recuerda en Arousa un Día de la Mujer Trabajadora con un nivel de movilización comparable siquiera al vivido ayer, con paros parciales y totales ampliamente seguidos en diferentes sectores

Arousa para y toma la calle en el más multitudinario y reivindicativo 8-M
Una manifestación vecinal, promovida por un reducido grupo de isleñas, se convirtió en el acto más concurrido de O Salnés |  gonzalo salgado
Una manifestación vecinal, promovida por un reducido grupo de isleñas, se convirtió en el acto más concurrido de O Salnés | gonzalo salgado

Un 8 de marzo histórico. No se recuerda en Arousa un Día de la Mujer Trabajadora con un nivel de movilización comparable siquiera al vivido ayer, con paros parciales y totales ampliamente seguidos en diferentes sectores profesionales y también en el institucional. Y con concentraciones y actos reivindicativos que se contaron por decenas y eso solo en los nueve municipios salinienses.
El acto más multitudinario, no obstante, no fue el convocado por ninguna central sindical, organización política o institucional, sino el que promovió un pequeño grupo de amigas en A Illa de Arousa. Tan sencillo como el boca a boca y la difusión por redes sociales, consiguieron lo que a muchos parecía difícil: Contar a los participantes por centenares y colorear con mandiles, aperos y cánticos contra el machismo la distancia que separaba la lonja del Consistorio, en una marcha a la que asistieron sobre todo mujeres, las protagonistas del día, de todas las edades. La cita se coronó llenando el salón de Plenos hasta la bandera, con decenas de personas fuera, ante la imposibilidad de seguir avanzando.

Por la visibilización
Una de las metas de la jornada era hacer visible al colectivo de la mujer. La CIG, uno de los sindicatos convocantes de los paros parciales, daba por hecho el objetivo: “Se as mulleres paran, o mundo para”. Por esa visibilidad y denuncia contra la violencia de género, la desigualdad salarial, la discriminación, el acoso sexual, la cosificación y el machismo se organizaron y secundaron un sinfín de actos a lo largo de la geografía comarcal.
En Vilagarcía, la asociación O Soño de Lilith convocaba a media tarde un trivial feminista en Rey Daviña, donde ya hacia las 20 horas arrancaba una concentración repleta de paraguas, bajo la lluvia, convocada por el Consello Local da Muller. Ni el mal tiempo restó afluencia a la cita.
Mejor climatología tuvieron los actos de la mañana y media tarde. A mediodía, era la CIG la que llenaba la Praza de Ravella y parte de sus jardines, en una de las concentraciones que también llevó a Cambados, O Grove, Portonovo y Pontecesures. El Centro Comercial Arousa conseguía otra de las imágenes de la jornada, con una concentración a la que animaban a llevar barras de panadería como elemento reivindicativo: “Nosotras también llevamos el pan a casa”.
En Ribadumia los alumnos del colegio Julia Becerra Malvar protagonizaron la lectura del manifiesto del 8-M, a mediodía, junto a autoridades locales. En Sanxenxo fue la nacionalista Sandra Fernández quien dio lectura al texto reivindicativo. La edil de Cultura, Paz Lago, acudió a un acto del CEIP de Nantes.
Guarderías, colegios e institutos de toda la comarca, como el Asorey, el Faro das Lúas, Filipenses y el Hospital do Salnés promocionaron ayer también sus actos simbólicos. l