Sábado 25.05.2019

La Audiencia absuelve al acusado del secuestro de la mujer y la empleada de un narco en O Rial

El juez considera que no pudo probarse que las mujeres estuviesen retenidas en la nave  industrial registradavil

 

El único acusado del secuestro de O Rial fue absuelto | mónica patxot / pontevedra viva
El único acusado del secuestro de O Rial fue absuelto | mónica patxot / pontevedra viva

El secuestro de la mujer y de la empleada del hogar del narcotraficante José Ramón Dorgambide, “el Panadero”, parece que se quedará sin resolver. La Audiencia de Pontevedra absuelve al único acusado en un auto que echa por tierra la investigación del caso llevada a cabo por la Policía Nacional de Vilagarcía.

El tribunal, presidido por José Juan Barreiro Prado, considera que no quedó probado que la nave en la que fueron encontrados restos de sangre de M.S.M., el único de los dos hombres que se sentaron en el banquillo contra los que el fiscal, Augusto Santaló, mantuvo la acusación. Las dos víctimas declararon en la segunda jornada del juicio (en la primera no se presentaron ni tampoco actuaron como acusación particular) que no recordaban nada, así como que no sabían a dónde fueran conducidas ya que llevaban la cabeza tapada. Además, “os axentes que declararon no plenario non deron razón de por que se tomaron mostras na nave industrial abandonada” ya que “so compareceron os axentes que tomaron as mostras e non o fixeron nin o instrutor nin o secretario, de tal forma que non quedou acreditado” que las instalaciones situadas en el polígono de Rubiáns “fose o lugar en que ambas mulleres estiveran retidas”, según recoge el auto dictado por la sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra, contra el que cabe recurso de casación ante el Supremo.

El juez también tiene en cuenta las declaraciones en el juicio del propio acusado, que no negó su presencia en dicha nave y la vinculó a una noche de fiesta y de sexo en la que pudo haber sangrado por la nariz debido al consumo de cocaína, adicción que dijo ya superada.

“Non hai certeza de que na devandita nave estivesen retidas as denunciantes, non pode concluírse con certeza que a presenza do ADN do acusado no lugar se deba a que fose o autor do delito que aquí se persegue. Polo tanto, a conclusión absolutoria imponse en virtude do principio in dubio pro reo”, señala Barreiro en una sentencia que declara de oficio las costas generadas durante el proceso judicial. El fiscal retiró la acusación contra RJ.R., al que sentaron en el banquillo por su relación con el otro acusado, ya que ambos estaban investigados en otra causa por homicidio de la que salieron absueltos. Santaló reconoció durante el juicio que la acusación contra M.S.M era difícil de mantener, pero aún así le atribuía dos delitos de detención ilegal, uno de robo con intimidación y otro de daños, por los que solicitaba 12 años de prisión y 18 meses de multa. Al no haber acusación particular, todo parece indicar que la absolución será firme.

Relato de los hechos
Los hechos que se consideran probados en la sentencia ocurrieron el 20 de noviembre de 2013, cuando dos hombres disfrazados de guardia civiles entraron en el chalet de O Rial, tras asegurar que iban a entregar una notificación, y ataron con bridas a las dos mujeres, preguntándoles sobre el dinero. Tras varias horas de encierro, huyeron en dos audis propiedad del Panadero y quemaron uno de ellos.

Comentarios