lunes 18.11.2019

“Bicho” resulta herido tras una pelea múltiple en el parque de A Coca

Una nueva alcoholemia pone de manifiesto los incumplimientos de los horarios en los locales de la TIR

Agentes de la Policía Nacional durante una de sus intervenciones a causa de “Bicho” | Gonzalo Salgado
Agentes de la Policía Nacional durante una de sus intervenciones a causa de “Bicho” | Gonzalo Salgado

La Policía Nacional tuvo que intervenir en una pelea entre varios individuos en la que participó Iván C.D., más conocido por su apodo, “Bicho”, que acumula ya varios sucesos desde su puesta en libertad, en diciembre del año pasado.
Por el momento pocos datos han trascendido, más allá de que la pelea se produjo en el parque de A Coca sobre las ocho y media de la tarde y que hasta allí se desplazaron efectivos de la Policía Nacional, ya que la Policía Local se encontraba atendiendo un atropello con un herido leve en la calle Moreira Casal.
Como consecuencia de esta pelea, “Bicho” fue trasladado al PAC del centro de San Roque, de donde salió ensangrentado acompañado por dos agentes del cuerpo nacional de Policía.
Bicho fue detenido recientemente tras una pelea con un hermano al que llegó a amenazar con un arma corta, real, y después de participar en el robo a un establecimiento situado en San Roque. El juzgado lo puso en libertad con cargos, robo y tenencia ilícita de armas, y la obligación de comparecer mensualmente. Días después, los agentes le intervinieron una navaja tipo mariposa, un pincho y dos destornilladores con los que se paseaba por Celso Emilio Ferreiro.
Excesos de la movida
Un nuevo caso de alcoholemia pone en entredicho, una vez más, los excesos de la movida nocturna en Vilagarcía y, especialmente, en la zona TIR. Allí se encontraba una patrulla de la Policía Local en la mañana de ayer cuando interceptó un conductor que triplicaba la tasa de alcoholemia permitida, motivo por el cual fue denunciado penalmente.
Otro hecho que comprobaron los agentes es que, pese a ser las ocho de la mañana, los locales de la TIR se encontraban a pleno rendimiento, pese a que tendrían que haber echado el cierre varias horas antes, tal y como establece la ordenanza municipal y las condiciones de las licencias otorgadas. Se trata de un problema que se repite cada fin de semana y que preocupa a las fuerzas de seguridad, especialmente ahora que se acerca la temporada estival y crece la afluencia.
Y es que en los últimos años se detecta numerosa presencia en los establecimientos más tardíos de vecinos de otros municipios que sí han endurecido los controles sobre los excesos horarios.

Comentarios