viernes 30/10/20

Un brutal accidente en Caldas se salda con una mujer fallecida y una niña muy grave

Una mujer, María Otilia García,  de 51 años de edad, perdió ayer la vida en un brutal accidente en el que también resultaron heridas su hija, C.S.G., de 17 años, un niño de tres años y dos adolescentes probablemente amigas de la menor, E.L.C., de 18 años y su hermana de 13, M.L.C., que se encuentra en el Clínico de Santiago en estado muy grave.

El accidente se produjo en la carretera que une Vilagarcía con Caldas y hasta la zona se desplazaron vecinos. Los Bomberos tuvieron que excarcelar a los dos conductores
El accidente se produjo en la carretera que une Vilagarcía con Caldas y hasta la zona se desplazaron vecinos. Los Bomberos tuvieron que excarcelar a los dos conductores

Una mujer, María Otilia García,  de 51 años de edad, perdió ayer la vida en un brutal accidente en el que también resultaron heridas su hija, C.S.G., de 17 años, un niño de tres años y dos adolescentes probablemente amigas de la menor, E.L.C., de 18 años y su hermana de 13, M.L.C., que se encuentra en el Clínico de Santiago en estado muy grave.
Al hospital compostelano también fue trasladado el conductor del todoterreno contra el que chocaron, F.D.F., de 55 años. El pronóstico de este hombre es reservado, ya que todavía tienen que hacerle pruebas, aunque se encontraba consciente.
Los hechos sucedieron a las 15:57 horas cuando dos turismos colisionaron a la altura del kilómetro 230 de la N640, la carretera que une Caldas con Vilagarcía,  a su paso por la parroquia de Saiar. Fue una colisión frontal y como consecuencia del golpe los conductores de ambos vehículos quedaron atrapados en el interior.
María Otilia García conducía un Citroen en dirección a Vilagarcía mientras que el todoterreno Lada Niva de F.D.F. iba en dirección Caldas.
A su llegada al lugar, los Bomberos de Vilagarcía procedieron a excarcelar a las víctimas. En el caso de la mujer fallecida tuvieron que quitar las puertas y abatir el vehículo, ya que se había quedado atrapada en el salpicadero. En el caso del conductor del todoterreno, fue necesario desmontar el techo del vehículo.
En el coche de la fallecida también viajaba un niño de tres años que fue atendido en el punto por el personal sanitario y trasladado al Hospital para una revisión, aunque en un principio su estado no revestía gravedad.
El helicóptero del 061 trasladó al Hospital Clínico a F.D.F., el otro conductor. Además, desplazó al lugar a tres ambulancias asistenciales, que trasladaron al Hospital do Salnés a C.S.G., E.L.C. y M.L.C., aunque esta última fue derivada pasadas las siete y media de la tarde al centro compostelano ya que se encontraba muy grave. Allí se encuentra ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos pediátrica.
Los pacientes ingresados en el centro de Ande se encontraban al cierre de esta edición en observación, aunque en ninguno de los tres casos se temía por su vida.

un testigo
Al parecer, Otilia García se dirigía a la playa acompañada por su hija y varios conocidos. La mujer vivía en el lugar Las causas del siniestro todavía están siendo investigadas por la subsección de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra.
Lo que queda claro es que uno de los dos vehículos invadió el carril contrario, ya que ambos iban en direcciones opuestos. Los agentes desplazados al punto interrogaron a un tercer conductor que fue testigo de los hechos, ya que iba detrás de uno de los turismos implicados.
En cualquier caso, se trata de una cuestión que tendrá que aclararse en la investigación posterior. El lugar donde se produjo el accidente no destaca por su peligrosidad y dispone de una buena visibilidad.
Hasta el punto se desplazaron, además de la Guardia Civil, de los Bomberos y del 061, efectivos del GES de Valga y de Protección Civil de Caldas.
El siniestro se produjo en hora punta de desplazamientos por lo que se registraron importantes retenciones, ya que fue necesario cortar la circunvalación. Una labor en la que también intervino la Policía Local de Vilagarcía, que desplazó dos patrullas a regular el tráfico en Godos dirección a Caldas.
Otilia García perdió la vida a pocos metros de su casa, ya que vivía en el lugar de Pazo, en Saiar. Su hija se recupera en el Hospital do Salnés. Hasta la zona del accidente se desplazaron amigos y vecinos.

Comentarios