Martes 20.11.2018

Cae una banda liderada por cambadeses y dedicada a introducir hachís por Levante

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria acaban de dar un duro golpe al narcotráfico con la desarticulación de un grupo liderado por dos cambadeses y dedicado al tráfico de hachís a través de la costa levantina.

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria acaban de dar un duro golpe al narcotráfico con la desarticulación de un grupo liderado por dos cambadeses y dedicado al tráfico de hachís a través de la costa levantina. De hecho, los agentes se han incautado de casi una tonelada de esta sustancia y han detenido a un total de nueve personas, entre las que también un vecino de Vilanova de Arousa.
Fuentes de la investigación relataron que las pesquisas empezaron en mayo cuando se tuvo constancia de la existencia de una organización criminal gallega dedicada al narcotráfico y que contaba con una amplia infraestructura en Murcia y Alicante. La red introducía estupefaciente en España por vía marítima para su posterior distribución por tierra.
Al tiempo, los agentes constataron que el grupo, liderado por dos hombres residentes en la capital del albariño, había comprado un barco a motor de 18 metros que estaba varado en el puerto de San Pedro de Pinatar (Murcia). También comprobaron la adquisición de otras dos embarcaciones más pequeñas, utilizadas para realizar transbordos de la nave nodriza. “Le habían añadido depósitos auxiliares para contener más de 16.000 litros de combustible y conseguir mayor autonomía”, añadieron las mismas fuentes.

Anormalmente lenta
Los agentes expusieron que también se detectó el desplazamiento de dos pilotos de la organización al puerto deportivo para realizar pruebas de navegación con el barco modificado y, una vez terminada esta tarea, partió hacia las costas de África “para realizar una carga de sustancia estupefaciente, navegando a velocidad anormalmente reducida para no ser detectada” por la policía. Para entonces, los encargados del caso ya le pisaban los talones y tras comprobar que volvían a España y solicitar los correspondientes mandamientos judiciales, se procedió al abordaje e identificación de los tripulantes.
La operación se ejecutó en la madrugada del 23 de agosto con la interceptación de una lancha a 167 millas al este del cabo de Palos, en aguas internacionales, por parte del patrullero de Vigilancia Aduanera “Abanto”.
A bordo de la nave los agentes intervinieron un total de 32 fardos de hachís con un peso total de 980 kilos y se procedió a la detención de los dos miembros de la organización a bordo.

Registros e incautaciones
Según fuentes de la investigación, tras el abordaje se arrestó a otros dos miembros del grupo en Vilanova y Cambados, otro en Adra (Almería) y otros cuatro en diferentes localidades de Murcia –San Pedro del Pinatar, Cartagena y Alcantarilla–. Además se realizaron ocho registros –cuatro en viviendas y otros tantos en barcos– y se bloquearon cuentas bancarias de los detenidos. Asimismo se intervino un coche todoterreno, dos remolques marinos y cuatro embarcaciones, una de ellas en San Pedro a donde fue trasladada desde Galicia.
La operación ha sido bautizada como Diamante y desarrollada por las unidades operativas de Vigilancia Aduanera de A Coruña y Cartagena con la colaboración de la Policía Nacional. l

Comentarios