miércoles 11.12.2019

La caída de varias losas en el cementerio municipal evidencia su mal estado

El desplome de las piezas de piedra fue comunicado por el concejal responsable del área en Ravella
Imagen de archivo del camposanto de Rubiáns | g. salgado
Imagen de archivo del camposanto de Rubiáns | g. salgado

El desplome de varias losas de piedra de los nichos del cementerio municipal de Rubiáns evidencia la necesidad de actuar en unas instalaciones que se han visto desgastadas con el paso de los años. El gobierno local presidido por Alberto Varela ha sido notificado del estado de los nichos por parte del concejal delegado del área de Cementerios. De hecho existe un informe que constante que la caída de las losas de piedra se ha producido tanto en los bloques de nichos de reciente construcción como en aquellos que tienen más de 20 años de antigüedad. Una situación que fuerza en gran medida al gobierno municipal a tener que actuar en el camposanto de titularidad municipal.

Cabe recordar que fue en enero de 2018 cuando salió a licitación la construcción de los nuevos nichos del camposanto de Rubiáns. La actuación tenía un coste aproximado de unos 48.000 euros y la idea era saldar así una ampliación que ya se venía reclamando desde hacía tiempo. Y es que el gobierno local buscaba más que nada aumentar el número de panteones para que estos quedasen habilitados para un plazo bastante amplio, dado que en el momento en el que se sacó a licitación la obra no había todavía problemas de falta de espacio.

Un plan de mejora
Lo cierto es que la mejora del cementerio municipal de Rubiáns está en la agenda del gobierno de Ravella en este mandato. En enero el alcalde y el edil Lino Mouriño presentaban públicamente un proyecto de remodelación firmado por el arquitecto Mariano Vázquez.

La idea es que el proyecto, que todavía no se ha ejecutado, dote al suelo del cementerio de un pavimento más blando, mientras que en la zona de acceso a la capilla será un enlosado. Según explicó el arquitecto en su día la mayor parte de la obra no será visible, dado que consistirá en canalizar las aguas hacia fuera del cementerio. A mayores también se prevé actuar en algunos nichos que sufren humedades, aunque este problema debe ser analizado por los técnicos.

El proyecto también contempla mejoras estéticas con actuaciones en jardines y también en la zona histórica.

Comentarios