Lunes 17.12.2018

Cáritas coloca historias sobre las frías cifras de las personas sin hogar

La entidad pone en marcha una campaña para visibilizar su situación y apela a la solidaridad

Responsables de Cáritas de Arousa presentaron ayer el contenido de la campaña | gonzalo salgado
Responsables de Cáritas de Arousa presentaron ayer el contenido de la campaña | gonzalo salgado

Quedarse en la calle, sin un hogar en el que guarecerse, es una condición que tras la crisis económica puede afectar a cualquiera. Con esta premisa la entidad social Cáritas conmemora una fecha en la que se apela a la solidaridad y a la humanidad, el día de las personas Sen Fogar. El responsable de Cáritas en Arousa, Francisco Fernández, y miembros del equipo técnico de la entidad pusieron ayer sobre la mesa cifras, acciones y proyectos concretos para que aquellos que se ven en situaciones desesperadas puedan salir adelante y volver a “entrar en la sociedad”.

Cáritas ha puesto en marcha un proyecto global bajo el título de “Estoy tan cerca que no me ves”. ¿El objetivo? Pues mostrar que tras las frías cifras hay rostros humanos.

Los números
Según los datos que maneja la entidad social en Vilagarcía hay 12 personas viviendo en la calle. “Son cifras que se engrosarían con aqueles que viven en pisos patera, en coches ou incluso en caravanas no monte”, explica Francisco Fernández. Reconoce que “hai xente que non se deixa axudar, que opta por este estilo de vida, pero nós sempre lle mostramos as opcións que ten”. La puerta para alejarse de la exclusión y entrar de nuevo en la sociedad se ofrece, en gran medida, en la casa de acogida que Cáritas tiene en San Cibrán (en Sobradelo). A día de hoy son 9 las personas que ocupan este inmueble. “El perfil de los sin hogar cambió muchísimo en los últimos años. Antes era una figura que estaba muy estigmatizada, pero ahora cualquiera puede verse abocado a esta situación”, explica la directora de la casa, Montse Rosales.
Una visión que comparte también la educadora social María Hermida. “É unha realidade do día a día. Xente que se queda sen fogar despois dun desahucio, por exemplo”.

El proceso de reintegración en la sociedad no es sencillo. “O que buscamos é que cando saen daquí, despois dun período longo dun ou de dous anos, teñan unha total autonomía e, a poder ser, un emprego estable”, señalan. 

En la casa de San Cibrán apuestan porque los huéspedes tengan habitaciones individuales. “Temos capacidade para ata 14 persoas, pero priorizamos que poidan ter o seu espazo”. Es más, aunque la mayoría de las personas que pasan por esta residencia son varones de entre 40 y 50 años “acostumamos a ter sempre unha familia con fillos, con nenos pequenos”.

El consiliario de Cáritas, Manuel Castroagudín, hizo una reflexión sobre la situación de estas personas sin hogar. “Es curioso que una sociedad tan organizada produzca que haya gente que rápido se queda fuera de ella” y advirtió que “son las crisis las que lanzan a la calle a una gran cantidad de gente”. Desde la entidad arousana promueven pues esta campaña con la idea de influir tanto en la sociedad como en otros elementos como las propias administraciones (exigiendo una renta básica y garantista) y también en el lenguaje que se emplea en los medios de comunicación para hablar de este tema.

La campaña en marcha es visible en diferentes puntos de la ciudad con siluetas en blanco con frases que invitan a la reflexión elaboradas por los sin hogar.

Comentarios