domingo 27/9/20

Cáritas saca a relucir historias de superación de mujeres gitanas

Ayer se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional del Pueblo Gitano, una fecha en la que se festeja el trabajo de superación y esfuerzo que lleva a cabo esta comunidad a diario, y para el que, en Vilagarcía

Mila Hermida y Noela Lorenzo junto a Francisco Fernández en la presentación del dossier | gonzalo salgado
Mila Hermida y Noela Lorenzo junto a Francisco Fernández en la presentación del dossier | gonzalo salgado

Ayer se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional del Pueblo Gitano, una fecha en la que se festeja el trabajo de superación y esfuerzo que lleva a cabo esta comunidad a diario, y para el que, en Vilagarcía, cuenta con el apoyo de Cáritas Interparroaquial de Arousa. La entidad lleva muchos años llevando a cabo programas educativos en los poblados, pero desde hace dos puso en marcha Arrumí, que se centra en las mujeres.

Este año, Cáritas decidió recoger los logros en un dossier en el que se recopilan historias de superación de mujeres gitanas. Al tratarse de relatos muy íntimos, el documento cuenta con fragmentos, algunos muy significativos. “Mi mayor logro ha sido aprobar el carnet de conducir con seis hijos pequeños y sin ir a la autoescuela. Estudiaba en casa, con todos los pequeños alrededor”, cuenta una de las participantes.

Otras historias hacen referencia a una de las trabas más importantes con las que se han topado las mujeres gitanas a lo largo de su historia, y que comienza a ser parte del pasado. “Gracias a no tener el apoyo de mis padres yo no sé casi leer, no me defiendo bien en el habla y no he podido alcanzar mis sueños que siempre han sido estudiar, sacarme el carnet de conducir, viajar y tener un puesto seguro y defenderme yo misma. Pero la ignorancia de los gitanos no nos dejaron sacar la ESO ni ir al instituto”, relata otra de las participantes en el programa Arrumí.

Un futuro mejor
Otros testimonios recogidos por la educadora y la trabajadora social de Cáritas, Mila Hermida y Noela Lorenzo, hacen referencia al futuro y a la confianza en que las nuevas generaciones de mujeres gitanas no tengan que enfrentarse a los obstáculos que tuvieron que superar sus predecesoras. “Lo que más me importa es la educación de mis hijos, que sea buena para ellos. Quiero lo mejor. Quiero que estudien para que se saquen su graduado y que saquen un sueldo cada mes. No quiero que pasen lo que pasé yo”, asegura una de las participantes. “Yo voy a empezar en mi tiempo libre a sacar la ESO. No importa la edad, importa el valor que tú tienes”, asegura otra, que destaca la labor que se realiza en Arrumí. Los testimonios se realizaron en el taller de Igualdade que puso en marcha Cáritas este año. También se desarrollan otros sobre anticonceptivos o tareas domésticas. l

Comentarios