sábado 04.04.2020

Desde Carril al resto de la comarca para repartir mascarillas que salvan vidas

La mariscadora carrilexa Inma Otero se ha enfundado su traje de voluntaria para ayudar en el reparto de mascarillas
La carrilexa Inma Otero gestiona desde Carril un punto de recogida de material | MÓNICA FERREIRÓS
La carrilexa Inma Otero gestiona desde Carril un punto de recogida de material | MÓNICA FERREIRÓS

La carrilexa Inma Otero ha decidido dejar los aparejos de marisqueo a un lado y las actividades que normalmente realiza en la asociación “Amarcarril” para prestar sus manos a la solidaridad y a la ayuda. Con el inicio de la crisis del coronavirus y de la situación de emergencia sanitaria esta mariscadora de profesión se ha negado a quedarse con los brazos cruzados. “A través de Facebook vi que había costureras que se estaban ofreciendo voluntarias para elaborar mascarillas al ver y comprobar que en muchos sitios no hay y que es imposible conseguirlas”, explica. Ella misma reconoce que “yo estaba limitada en esta ayuda porque no sé coser, pero imaginaba que en algo podría colaborar”. Fue así como se puso en contacto a través de las redes sociales con Fuensanta Portas, una de las costureras que se ha centrado estos días en la tarea de elaborar mascarillas. “Me dijeron que podía colaborar en la recogida de material, de telas de algodón y de gomas. Así se las puedo mandar a quien sepa coser y ellas continúan con la cadena”. Inma Otero manifiesta que “somos un grupo muy amplio. No solo hay voluntarias de esta zona, sino también de Pontevedra y de Vigo. Todas a una”.

Nada más unirse a este grupo de voluntarias la carrilexa se dirigió al Concello para que le otorgasen el salvoconducto de movilidad para conseguir la recogida de mercancía. “Hablé con la concejala Tania García y ella me dijo como tenía que hacer. Me dieron la acreditación de voluntaria y me designaron un local que el Concello tiene aquí justo al lado del Hotel Carril”, explica la mariscadora.

Es precisamente allí donde se reciben telas, gomas o lo que las empresas o ciudadanos anónimos quiera donar. “Digamos que este local funciona como punto de encuentro para que la gente deje sus aportaciones o las venga a recoger”, explica Inma Otero.

Explica que son muchas las personas que les han entrado sábanas o telas de algodón. “Por veces estamos desbordadas de tanto pedido. La gente viene con sus sábanas viejas, porque hoy en día es difícil encontrarlas de algodón. Eso sí. Son telas esterilizadas a 60 grados que vienen debidamente envueltas en papel”, explica. Reconoce que “no son mascarillas para el uso sanitario, pero menos es nada”. Incide en que “los militares de Pontevedra ya nos han pedido cien mascarillas para la semana que viene y también algunos agentes de la Guardia Civil”. De hecho ayer el trasiego era máximo en el local municipal dado que de la conservera vilanovesa Pérez Lafuente llegaron a recoger un lote de 40 mascarillas.

“Están hechas con doble cara de algodón”, explica la carrilexa.

Este grupo de voluntarias se distribuye por diferentes puntos de la provincia con la intención de llegar a cuanta más gente sea posible. “Queremos ayudar. No estamos en un momento fácil y queremos ayudar”. l

Comentarios