domingo 18.08.2019

El chaparrón más buscado llena de color y alegría las calles de la ciudad

El chaparrón más buscado llena de color y alegría las calles de la ciudad

El chaparrón más buscado del año está preparándose para descargar sobre Vilagarcía, con un espectáculo en el que los asistentes son, junto al patrón San Roque y junto al líquido elemento, los verdaderos protagonistas.

La Festa da Auga es un evento multitudinario que hace tiempo que cruzó las fronteras del municipio para ganar cada año más adeptos. Con el paso del tiempo no solo ha ganado en participación, sino que se ha visto obligado a poner en marcha ciertas medidas de seguridad.


Así, un amplio operativo velará para salvaguardar la seguridad de los asistentes, pero también para cubrir cualquier emergencia que pueda surgir y que, normalmente, están relacionadas con pequeños cortes.

La Festa da Auga es un evento que, pese a lo multitudinario, tiene también mucho de familiar. Son muchos los niños que acuden con sus padres para disfrutar de un ambiente muy arraigado en la sociedad vilagarciana, que espera el 16 de agosto, y nunca mejor dicho, como “agua de mayo”.


Comienza la fiesta al ritmo del pasodoble “Triunfo”, magistralmente interpretado por la Banda Municipal de Música de Vilagarcía, que acompaña a la imagen durante todo el recorrido hasta la capilla de San Roque.


Será una vez que el patrón esté a resguardo, y nunca antes, cuando se pueda empezar a echar agua. Este requisito es necesario cumplirlo para evitar que la imagen sufra ningún tipo de daño.

Pregón, la sorpresa
Precisamente a la llegada a San Roque es cuando tiene lugar otro de los momentos claves: La lectura del pregón, que es a cargo siempre de algún personaje popular relacionado con la fiesta. Es uno de los secretos mejor guardados de la organización, y no se desvela hasta el momento mismo del acto.


Tras la lectura del pregón comienza la locura en forma de agua. Hay dos formas de vivir la fiesta: Mojándose o mojando. Y es que son muchos los vecinos que desde sus balcones surten de líquido a la masa sedienta. El “calderazo” es el método tradicional con el que surgió la fiesta, pero en los últimos años ha ido sumando otras fórmulas, como los “manguerazos” que arrojan los efectivos de Emerxencias e Protección Civil. Otros más modestos son los de las pistolas de agua, que se han convertido en todo un símbolo de la fiesta. Son mucha las formas con las que se pueden mojar los asistentes a la fiesta. Lo importante es hacerlo con respeto y pasándolo en grande para mantener el buen ambiente de un día muy importante para Vilagarcía.

Comentarios