lunes 18.11.2019

Los cien años de historia del Pósito de Pescadores de Vilaxoán

El vilaxoanés Teo Cardalda prepara un libro sobre la historia del Pósito de Pescadores de la localidad. Hoy mismo se cumplen cien años de la fundación de un ente que fue vital para el desarrollo social y económico de la villa.
Sede actual de la Cofradía de Pescadores de Vilaxoán | g.s.
Sede actual de la Cofradía de Pescadores de Vilaxoán | g.s.

Fue el 28 de septiembre de 1919, hace hoy justo un año, cuando nacía e Vilaxoán el Pósito de Pescadores. Lo hacía como germen a una Cofradía que ha sido a lo largo de las décadas todo un símbolo de esta localidad arousana muy pegada a su identidad y a su orgullo propio. Precisamente la historia del Pósito vilaxoanés es la temática que el vecino del enclave, Teo Cardalda, ha elegido para un libro que pretende desentrañar las claves de una administración que cuenta con una autoridad moral como el Concello y que fue el bote al que se agarraron marineros y mariscadoras en épocas en las que el mar era un oficio especialmente duro.

De la fundación del Pósito vilaxoanés hace ahora cien años habla Teo Cardalda en su blog (vilaxoan.blogspot.com). Él mismo cuenta y documenta que el Pósito de Vilaxoán fue el número 15 de los fundados en España a principios del siglo XX. Sin embargo el germen del asociacionismo se remonta ya a la denominada “La Honradez”, el primer colectivo nacido en la localidad en el año 1915 y que ya aglutinaba a marineros y labriegos. “Desta asociación saíron os alicerces da fundación do Pósito Pescador de Vilaxoán no ano 1919”, explica Teo Cardalda.

El vilaxoanés explica el deseo de los vecinos a organizarse en un luctuoso suceso acontecido en el año 1901 en una lucha encarnizada de hombres y mujeres del mar en la defensa de la “traíña e do xeito”.

Lo cierto es que el Pósito se constituiría figurando como fundadores Xesús Somoza Villaronga (como presidente); Francisco Santos; Xaquín Bouzas, Antonio Vázquez, Xoán Fernández, Xoaquín Valle, Xoaquín Chaves, Manuel Vidal y Antonio Soto. Tuvo unas oficinas provisionales que más tarde se mudarían a las del edificio actual. Entre sus luchas encarnizadas estaba destacada el deseo de un muelle en condiciones para la villa, la construcción de una lonja y ser representantes de los bravos y bravas mujeres y hombres del mar.

Comentarios