viernes 10.04.2020

Compostela 2M21, el proyecto que busca colocar a Vilagarcía como capital turística de Galicia

El arquitecto José Luis Sánchez-Agustino apuesta por un proyecto a ejecutar en cuatro años y con financiación privada.

El proyecto Compostela 2M21 plantea una reconversión de la actual fachada marítima y una apuesta por el turismo náutico de tránsito y por los grandes trasatlánticos. El proyecto completo puede consultarse en la página web sanchezagustinoarquitectos.com | cedidas
El proyecto Compostela 2M21 plantea una reconversión de la actual fachada marítima y una apuesta por el turismo náutico de tránsito y por los grandes trasatlánticos. El proyecto completo puede consultarse en la página web sanchezagustinoarquitectos.com | cedidas

Convertir a Vilagarcía en el principal foco de atracción turística del noroeste peninsular y, al mismo tiempo, recuperar el esplendor de una ciudad que ha perdido su conexión con el mar son las dos premisas sobre las que se basa el proyecto “Compostela 2M21”. El arquitecto vilagarciano, José Luis Sánchez-Agustino, rubrica una propuesta ambiciosa y revolucionaria al mismo tiempo y que afectaría a la fachada marítima de la ciudad. Según sus cálculos, promovería la creación de unos 6.000 puestos de trabajo directos tanto en Vilagarcía como en ayuntamientos limítrofes.

Lo cierto es que “Compostela 2M21” nace a modo de proyecto global y como promoción del eje Pontevedra-Santiago. Y como no, con el horizonte del Año Santo 2021 presente. “Vilagarcía es la playa de Santiago y es algo que tenemos que explotar. Que todos aquellos que lleguen a Compostela apuesten por acercarse a la playa en tren en tan solo 15 minutos”, dice el arquitecto. Y no solo ofrecer el recurso del arenal, sino también zonas de ocio y esparcimiento y un hotel de primer nivel.


Según los cálculos del despacho de arquitectos Sánchez-Agustino el proyecto se ejecutaría en dos fases, cada una de ellas en un periodo aproximado de dos años. Su realización no implicaría inversión pública, dado que Sánchez-Agustino asegura que hay tres importantes empresas privadas con las que están en contacto.

Más playa y un hotel
La primera fase afectaría fundamentalmente al actual muelle de O Ramal. Esta estructura desaparecería tal y como hoy la conocemos y la zona de playa se ampliaría en todo ese espacio. “No supone apenas obra bruta, dado que reciclaríamos los materiales de O Ramal para ejecutar la playa. En un año estaría lista”, apunta Agustino.


Esta primera actuación se complementaría con una apuesta clara por el peatón sobre el vehículo, aunque sin olvidar el tráfico de motor que se derivaría por zonas subterráneas. Además se habilitaría un aparcamiento para 2.050 vehículos. En todo caso la humanización de espacios como la Avenida da Mariña y la Rivero de Aguilar sería un hecho. Zonas reconvertidas en “boulevard” en donde habría concesiones para tiendas u otros establecimientos.


El despacho de Sánchez-Agustino defiende que uno de los principales atractivos del proyecto es la construcción de un hotel con un mirador en la parte superior (a unos 70 metros) y un ascensor panorámico que rodearía la estructura y que permitiría una visión global del entorno por la parte exterior del edificio. A mayores también contaría con un restaurante, una cafetería y una sala de reuniones. En el entorno también se habilitaría un helipuerto apostando por el nuevo modelo de transporte en tendencia en otros puntos del mundo.


Compostela 2M21 incide además en la importancia de dar cabida a un puerto de tránsito (habrá 1.400 amarres en total), con especial incidencia en los trasatlánticos. “Es un negocio que ya se está viendo en otros puntos de Europa. Hablamos de que podrían llegar cruceros con alrededor de 6.000 personas que dejarían importantes beneficios en la economía local”, apunta el arquitecto. Y es que, al contrario de lo que pudiese parecer a priori, el calado no tiene importancia aquí. De hecho Agustino diseña un muelle flotante a dos kilómetros de tierra al que podría accederse bien con un teleférico que rotaría por toda la fachada marítima o con las modernas y rápidas embarcaciones “jetfoil”, capaces de llegar a cualquier punto de la Ría en un tiempo máximo de 10 minutos. “El calado a esa altura es de 12 metros por lo que estamos hablando que incluso podrían atracar en Vilagarcía el Oasis of the Seas, el mayor trasatlántico del mundo con capacidad para más de 6.000 personas. ¿Se imaginan los beneficios que ello puede conllevar? Son ingentes”, señala el vilagarciano.

Solución a los vertidos
Sánchez-Agustino reconoce que es consciente del problema que tiene la actual playa de A Concha-Compostela con los vertidos. “Eso también lo hemos contemplado a la hora de elaborar este proyecto”, asegura. De hecho señalan directamente al regato de A Tripeira, mediante el cual limpiarían la dársena de embarcaciones deportivas que, a un mismo tiempo, serviría como “decantador” en caso de que hubiese que afrontar algún tipo de vertido contaminante.

Sería el primer paso para regenerar una playa que, coincide el arquitecto, “necesita un lavado de cara”. Aportes de arena para ampliar su envergadura e incluso la dotación de una conocida como “playa seca” para las personas mayores son algunas de las apuestas del despacho de Sánchez-Agustino. Se contempla además la construcción de una grada para espectáculos con capacidad para 5.000 personas y el arenal sería totalmente accesible para personas con movilidad reducida. Todo ello aderezado con la puesta en funcionamiento de un tren histórico de conexión de la fachada marítima y la noria portátil de 70 metros más grande de Europa.

Comentarios