lunes 01.06.2020

El Concello adaptará las instalaciones y espacios públicos a personas con autismo

Vilagarcía pronto comenzará a dejar de ser un jeroglífico para las personas con autismo. El Concello, de la mano de la asociación BATA, iniciará en breve la adaptación de los espacios públicos y de las instalaciones municipales a las necesidades de los vilagarcianos con TEA.

A Illa cuenta desde hace años con señales adaptadas a las personas con autismo	d.a.
A Illa cuenta desde hace años con señales adaptadas a las personas con autismo d.a.

Vilagarcía pronto comenzará a dejar de ser un jeroglífico para las personas con autismo. El Concello, de la mano de la asociación BATA, iniciará en breve la adaptación de los espacios públicos y de las instalaciones municipales a las necesidades de los vilagarcianos con TEA.
Una tarea que ya tiene consignada una partida inicial de seis mil euros en los presupuestos que el gobierno socialista prepara para el próximo ejercicio. Es, en cualquier caso, un inicio, para unos trabajos que se prolongarán en los siguientes años.
En cualquier caso, ya hay bastante trabajo avanzado. BATA y Concello llevan sobre seis meses elaborando un catálogo de pictogramas que se colocarán en zonas prioritarias.
Se trata de una medida para mejorar la calidad de vida y la integración de las personas con este tipo de trastorno, que tienen una mente muy visual y por ello los expertos inciden en el uso de los pictogramas.
Las primeras zonas en las que se instalarán estos carteles son la propia Casa Consistorial, el Auditorio, las playas, el Salón García y la Casa de la Cultura.
El Concello señala que los pictogramas de las instalaciones de Rey Daviña todavía llegaron la semana pasada.
Es, por tanto, un trabajo en marcha desde hace meses y que avanza a buen ritmo. Lo que queda por decidir ahora es el modelo que se escogerá para la impresión de los pictogramas.
“De ello dependerá qué cantidad se pueda abordar en esta primera fase”, señalan fuentes municipales.
En este sentido, según apuntan desde Ravella, es necesario tener en cuenta que se trata de centenares de pequeños rótulos, por lo que la cantidad a gastar se incrementa notablemente aunque el precio de la unidad sea bajo.
Una vez elaborados todos los catálogos y valorada su realización, tanto técnica (el diseño) como de producción e impresión, la concejala de Servizos Sociais, Tania García, se reunirá de nuevo con la asociación BATA para establecer un cronograma de actuación.
Lo que sí tienen claro desde el Concello son las zonas prioritarias en las que se actuará, entre las que se incluyen las playas del municipio, que por fin integrarán al colectivo de las personas con trastornos del espectro autista.
Precisamente la eliminación de las barreras es uno de los objetivos que se marca el gobierno socialista, que en este sentido ya está llevando a cabo otro tipo de obras, como la adaptación de las instalaciones de turismo de A Peixería.
Sin embargo, Vilagarcía es uno de los últimos concellos de la zona en sumarse al lenguaje de los pictogramas.

Comentarios