lunes 01.06.2020

Concello y ANPA de Carril reclaman a la Xunta la renovación de los baños

La sustitución de las tuberías terminó y, aunque el agua tiene mejor color, falta la analítica que certifique que es apta 

El alcalde y la concejala de Urbanismo con representantes de la ANPA | mercedes rolán
El alcalde y la concejala de Urbanismo con representantes de la ANPA | mercedes rolán

El Concello y la ANPA del Rosalía de Castro de Carril reclamaron  ayer a la Consellería de Educación que cumpla su “compromiso” y ejecute lo antes posible la renovación de los baños, una vez que se ha terminado la sustitución de las tuberías que provocaban un problema sanitario (los niveles de hierro en el agua doblaban el máximo legal). Con todo, la prohibición de consumir líquido de los grifos se mantiene a la espera de una analítica que certifique su potabilidad.  
Los padres quieren que las obras se ejecuten este verano y, según la presidenta de la ANPA, Verónica Maneiro, el alcalde, Alberto Varela, pedirá una reunión con el conselleiro para definir plazos. El regidor y la concejala de Urbanismo, Paola María Mochales, visitaron ayer las instalaciones escolares para anunciar que el Concello estará al lado de los padres en su reclamación. “Estará vixiante e demandante” también para que “non nos amparemos en cuestións presupuestarias”, explicó el regidor. Este recordó que los baños son muy antiguos y precisan de una reforma y aunque dijo querer centrarse en el objetivo y “non perdernos nunha cuestión de formas”, también quiso dejar claro que es un tema de inversión y no de mantenimiento, del que se encarga al administración local y que, aunque están dispuestos a “arribar o ombro”, la Xunta debe “asumir as súas competencias”. 
Los técnicos municipales ya habían revisado las obras y un inspector de Educación estuvo ayer en el colegio carrilexo, pero el gobierno local quiso verlo personalmente. La visita estuvo vetada a los periodistas y hubo malestar entre los representantes de la ANPA porque, según relataron,  el centro no les dio facilidades para ver de cerca el resultado de las obras de renovación de tuberías Los trabajos acabaron recientemente y la Consellería de Sanidade realizó el pasado lunes una analítica para certificar que el agua que sale de los grifos de los baños es potable. Todos los presentes ayer confían en que así sea porque es lo “lóxico”, como apuntó el regidor, recordando que la propia Educación señaló la antigüedad de la infraestructura como culpable de la insalubridad del agua. 

Pruebas del resto de colegios 
La presidenta de la ANPA explicó que no ven con buenos ojos que las tuberías se hayan dejado al descubierto, pero que hace unos días abrió un grifo y, en principio, no presentaba aquel color que hizo saltar las alarmas y movilizar a la comunidad escolar y a las autoridades. Con todo, la prohibición de consumir el agua, que fue establecida el 27 de febrero, se mantiene hasta conocer los resultados de las analíticas.
Por otra parte, el alcalde vilagarciano espera recibir la semana que viene, como muy tarde,  las analíticas realizadas al resto de colegios de la ciudad para tomar medidas si es necesario. Ante el incidente de Carril y teniendo en cuenta la antigüedad generalizada de las instalaciones escolares, Ravella encargó a la concesionaria del servicio de suministro de agua, Espina y Delfín, la realización de estas pruebas. l

Comentarios